×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

THE FALL New Facts Emerge

Cherry Red
THE FALL, New Facts Emerge
 

Resulta asombroso e incluso desconcertante comprobar cómo la voz-adefesio de Mark E. Smith prosigue su senil decadencia rodeada de una instrumentación fresca y sudorosa, cortesía de una de las formaciones más longevas de la venerable institución de Mánchester. Así, a partir de su entrada escabrosa en “Fol De Rol”, Smith aporta ininteligibilidad y aspereza mientras sus jóvenes ensayan la clásica reiteración “fallesca” con sorprendente energía. Aunque hay ecos de garage –como en “Gibbus Gibson”, que empieza simpática y acaba con apoteosis de sintetizador y torrente de voces entrechocándose–, lo más llamativo es la pesadez incorporada a algunos de los temas, ya sea a través de bajo espasmódico y rígido (“Brillo De Facto”) o de riffs guitarreros cíclicos (el tema homónimo, martillo sónico donde los haya).

Pero, a pesar de elementos tradicionales, Smith se encarga de trapichear con las convenciones y la edición para garantizar una experiencia más incómoda, particularmente en el mágnum opus del álbum, “Couples Vs Jobless Mid 30’s”, experimento sin forma que contiene momentos de ambient siniestro, un pasaje rocanrolero casi Sonics, con Smith escupiéndose y riéndose de sí mismo en un tapiz de regurgitaciones, ritmos prácticamente sludge y producción errática. La otra pista “densa” del disco, “Nine Out Of Ten” (que lamentablemente no es una versión de Caetano), son casi diez minutos de guitarra lo-fi galopante y Smith emborrachándose por encima, un affaire bastante más árido que peca de largo, pero, sin embargo, contiene cierto sabor a sus tiempos dorados de los ochenta.

Aunque a veces resulte un poco inerte, choca constatar cómo el mancuniano consigue respetar la leyenda de The Fall e incluso todavía es capaz de insertar ideas musicales contundentes.

“Fol De Rol”.

Arriba