×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

THE FEELIES Here Before

Bar/None
THE FEELIES, Here Before
 

Han pasado veinte años desde el cuarto disco de The Feelies, “Time For A Witness” (1991). El legado del grupo de New Jersey ha estado presente de un modo u otro desde entonces, ya fuera a través de los trabajos en nuevas bandas, en solitario por parte de alguno de sus componentes (Glenn Mercer) o con la contribución al estilo de otros grupos (la batería de Stan Demeski en los primeros Luna).

De hecho, fue Mercer quien anunció la posibilidad de un reencuentro cuando para la grabación de su primer y único disco en solitario, “Wheels In The Motion” (2007), llamó no solo a Demeski, al percusionista Dave Weckerman y a la bajista Brenda Sauter, sino también al primer batería del grupo, Anton Fier. Solo faltaba el otro guitarrista, Bill Million, quien captó el mensaje. The Feelies se reunieron y empezaron a tocar, antesala de una nueva grabación –solo cinco discos entre 1980 y 2011– esperada con verdadero ahínco por los seguidores de una banda de culto que el paso del tiempo no ha hecho otra cosa que reforzar. Quizá no tenga el peso histórico del “Marquee Moon” de Television, pero “Crazy Rhythms” (1980) está a su misma altura.

El rasgueo inconfundible de la guitarra rítmica al inicio de “Nobody Knows” no hace otra cosa que sumir el tiempo en el olvido, o mejor, detenerlo, como si el grupo nunca se hubiera ido; el título, “Here Before” (2011), flirtea con esta idea. Y los juegos de guitarra del final de “Time Is Right” demuestran que Mercer y Million siguen a lo suyo: el placer de lo conocido y lo que es reconocido. No hay reinvención, sino simple y bella fidelidad. Han pasado veinte años, cierto, aún más, treinta desde “Crazy Rhythms”, pero los Feelies actuales no han tenido que modificar nada de su planteamiento sonoro, que sigue siendo igual de vigente en estructuras rítmicas, arrebatos eléctricos, la voz tan introvertida de Mercer, la trepidación contenida y una cierta melancolía.

“Nobody Knows”.

Arriba