×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1986)

THE FEELIES The Good Earth

Coyote
THE FEELIES, The Good Earth
 

Son ellos. Aquí están de nuevo, aunque en realidad ninguno de sus plásticos haya reposado nunca, ni creo que lo haga, en los cajones de nuestras tiendas. Seis largos años separan este “The Good Earth” del primer trabajo de la banda, aquel portento de álbum llamado “Crazy Rhythms” (1980). Se lo han tomado con calma Bill Million y Glenn Mercer, líderes guitarreros de este grupo de Nueva Jersey, estado cercano a New York, ciudad cuya proximidad no parece haberles ayudado mucho.

Más que un grupo maldito, The Feelies son un grupo misterioso. ¿Cómo se entiende si no que graben en 1980 un disco repleto de insinuantes pertrechos eléctricos, en New York, con el venerado percusionista Anton Fier en sus filas, en plena efervescencia de bandas por todo el país, y desaparezcan sin dejar huella? Y los años no pasan en balde; los ritmos locos de la juventud han derivado a terrenos más campestres y relajados, tal y como insinúan la portada y el título del disco, y como era de prever al contar con Peter Buck –guitarrista de REM– en las tareas de coproducción. Sus guitarras siguen, como aquel que no quiere la cosa, dando la pauta de estos temas escurridizos, ligeros, con voces apenas insinuadas pero de un gancho irresistible. El cambio de batería (Anton Fier debe estar demasiado ocupado) no pasa desapercibido, y la percusión, aunque cumple su función, es más convencional.

Pero, ¡cuidado!, “The Good Earth” sigue sonando fresco, brillante, plácidamente eléctrico, y contiene, sobre todo en su cara A, esos sonidos de guitarras eléctricas, tañidas con intención pero sin desgarros, que hacen palidecer a la mayoría de los grupos del tan traído y llevado nuevo rock americano, cuyos manejos instrumentales empiezan a ser ya más que repetitivos. Lo dicho, si quieres completar tu puzle de sonidos yanquis de ahora mismo, hazte con cualquiera de los plásticos de The Feelies.

“On The Roof”.

Arriba