×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

THE FLAMING LIPS Oczy Mlody

Restless-Warner-Bella Union-[PIAS] Iberia & Latin America
THE FLAMING LIPS, Oczy Mlody
 

El excéntrico y psicodélico grupo de Oklahoma inaugura el año con su decimosexto disco de estudio, el primero con material nuevo tras “The Terror” (2013), las versiones de los Beatles “With A Little Help From My Fwends” (2014) y su colaboración “Miley Cyrus & Her Dead Petz” (2015). Se publicará el 13 de enero, junto con el single de su versión del “Space Oddity” de Bowie, el día en que Wayne Coyne cumplirá 56 años. Grabado con su productor talismán Dave Fridmann, los dos primeros singles son de una lánguida placidez pop, en especial “The Castle”, una emotiva balada que se convierte en psicodelia de caramelo, con dulzura celestial. Menos evidente es “How??”, flotando igualmente en una ingravidez propia de Pink Floyd.

En total son doce canciones que inciden en la vena más planeadora de The Flaming Lips, con capas de sintetizadores acolchando en “Sunrise (Eyes Of The Young)” la característica voz de Wayne. También hay ritmos fantasmagóricos a lo cuento de terror en “One Night While Hunting For Faeries And Witches And Wizards To Kill”, o en el tema “There Should Be Unicorns”, que parece literalmente techno rematado con spoken poetry. Otra pesadilla con apariencia infantil es “Listening To The Frogs With Demon Eyes”, ubicado en su vertiente más experimental, en la que también cabe incluir “Galaxy I Sink” y la composición “Nigdy Nie (Never No)", que, convenientemente remezclada, hasta podría ser bailable. Y, como despedida, “We A Family”, con Miley Cyrus poniendo candor y melodía a otro de los momentos más asequibles de un disco en el que no hay ningún “Race For The Prize”.

“The Castle”.

Arriba