×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1986)

THE HOUSEMARTINS London 0 Hull 4

Go! Discs-RCA
THE HOUSEMARTINS, London 0 Hull 4
 

Se habla de The Housemartins como de la revelación de la temporada, y sin lugar a dudas son de lo más fresco que nos ha llegado últimamente del Reino Unido. Pop ágil, de guitarras claras y bonitas melodías, que en ocasiones recuerda a gente como Smiths o los Bluebells, es el estilo que caracteriza a este cuarteto de la ciudad inglesa de Hull –de ahí el resultado futbolístico que sirve de título a este su primer LP, ya que ellos son los financiadores del equipo local–.

Doce canciones configuran este más que recomendable disco, entre ellas sus tres anteriores singles. Brillantes demostraciones de pop rápido y vigoroso, dan buena muestra de su música piezas como “Happy Hour” –la cual ha sido número uno en el Reino Unido–, “Get Up Off Our Knees”, “Freedom”, “Sheep” o el breve pero no menos bueno instrumental “Reverends Revenge”, con una brillante intervención de armónica. Son canciones alegres y desenfadadas, arropadas con efectivos coros, y tras algunas de las cuales se ocultan críticas al conformismo inglés y a varias instituciones más o menos “intocables”.

Hay que destacar también dos deliciosos momentos en que los chicos de Hull se inclinan hacia el gospel –su estilo preferido– y nos regalan esas dos maravillas tituladas “Flag Day” y “Lean On Me”. Esta última es especialmente remarcable porque, alejándose de lo habitual en la banda, en ella la voz de P.D. Heaton, el cantante, se ve solo acompañada por una espléndida interpretación de piano a cargo de Pete Wingfield, uno de los colaboradores del disco.

Otra especificación: para los que ya estén bastante hartos de los últimamente demasiados frecuentes arreglos de metal en este tipo de grupos, hay que decir que en este disco no hay ni un saxo, ni una trompeta… nada. Solo guitarras y algún arreglo de piano. En resumen, buen pop del de siempre.

“Happy Hour”.

Arriba