USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2014)

THE JAM Setting Sons (Deluxe Edition)

Polydor-Universal
THE JAM, Setting Sons (Deluxe Edition)
 

Para cuando llegaron a las puertas de “Setting Sons” (1979) , Paul Weller y los suyos ya habían entregado casi de una tacada “In The City” (1977), “This Is The Modern World” (1977) y “All Mod Cons” (1978), tres discos que bien podrían colmar la ambición de cualquier grupo llamado a sacudir la historia. Quizá por eso, a la hora de enfrentarse a su cuarto trabajo de estudio, a los británicos se les ocurrió la feliz idea de embarcarse en un doble álbum conceptual que, por fortuna, jamás llegó a concretarse. En vez de eso, The Jam salieron del estudio con un trabajo oscuro, afilado y desencantado. Un proyecto fallido –la idea original era narrar la historia de tres amigos de infancia cuyas vidas toman diferentes cauces– que, sin embargo, se convirtió en un espléndido disco de pop incisivo con el que Weller pasaba revista a la sociedad británica, hincaba la rodilla ante el soul –la despendolada versión de “Heat Wave” es de las que hacen época– y afilaba su ácido sentido crítico entre las dentelladas de “Private Hell” y ese sonoro revés a las élites londinenses que es “The Eton Riffles”.

Treinta y cinco años después, la alegría ahora es aún mayor al comprobar que esta edición conmemorativa recupera los singles y caras B de la época, un festín de himnos que, de “Strange Town” a “When You’re Young”, pasando por “See-Saw”, “The Butterfly Collector” o esa “Going Underground” que anticipó “Sound Affects” (1980), acaban de redondear un álbum vibrante, atrevido y  efervescente. Un disco que, como señala el periodista Pat Gilbert en el libreto, coronó al trío como “una voz seductora y poderosa de los suburbios ingleses y definió el tono y la atmósfera de la vida en Inglaterra a finales de los setenta”. Una voz que, por si fuera poco, brama con fuerza huracanada en ese disco extra que recoge una grabación en directo de diciembre de 1979 en el Rainbow Club londinense. Una joya de esas con las que dan ganas de poder teletransportarse.

“The Eaton Rifles”.

Arriba