USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2010)

THE JAM Sound Affects (Deluxe Edition)

Polydor-Universal

Por Joan Pons

THE JAM, Sound Affects (Deluxe Edition)
 

“That’s Entertainment”, la gran canción de “Sound Affects” (1980), sigue pareciendo pan del día. Viñetas certeras de un primer mundo convulso, idiotizado y difícil de entender que, así nos va, no es tan distinto al actual. “I don’t get what this society wants”, que decían los propios The Jam en el single que prologó este disco, “Going Underground”: otra canción 10 que en su día no se incluyó en el álbum y, curiosa y lamentablemente, tampoco se recupera ahora en esta reedición, ni siquiera en el CD extra que la acompaña (aunque sí la cara B del sencillo, “Dreams Of Children”... qué cosas más raras).

Reconozco que un párrafo de entrada así parece dar a entender que lo único que ha indultado el tiempo de “Sound Affects” es “That’s Entertainment”. Y no. Si este disco de The Jam lo publicara cualquier grupo, hoy estaríamos descorchando todos el Bollinger. Un álbum de pop británico (apuesto, penetrante, todo carácter) del mejorcito, del que no viene con fecha de caducidad. Planteado como un elegante ejercicio de pop art (y no hablo solo de la obviedad: la portada o el descartado “Pop Art Poem”), “Sound Affects” observaba las costumbres de la sociedad de consumo para luego transformar estos apuntes del natural en pop incisivo. Una metodología muy Kinks con resultados muy Beatles (el segundo CD presenta reveladores ejercicios de estiramiento con versiones de “Dead End Street” y “Waterloo Sunset” de los primeros y “Rain” o “And Your Bird Can Sing” de los segundos). Es decir, vocación de costumbrismo crítico en el planteamiento y sofisticación estilística en los acabados finales.

Paul Weller ya intentó ser así de ambicioso en el anterior disco, “Setting Sons” (1979), que debería haber sido doble y, glups, conceptual. Pero, finalmente, el disco que hizo el clic hacia el refinamiento total en su carrera (con The Jam, pero también con The Style Council o en solitario) fue “Sound Affects”.

“That’s Entertainment”.

Arriba