Cargando...
 

REEDICIÓN (2008)

THE JIMI HENDRIX EXPERIENCE Electric Ladyland. Deluxe CD + DVD Collector’s Edition

Universal
THE JIMI HENDRIX EXPERIENCE, Electric Ladyland. Deluxe CD + DVD Collector’s Edition
 

El tercer disco de The Jimi Hendrix Experience, “Electric Ladyland” (1968), amplió el campo de batalla del guitarrista y lo mostró no solo como un virtuoso innovador que, además, sabía componer, sino como un explorador sónico. Aquí hay canciones de peso, como “Burning Of The Midnight Lamp”, “Crosstown Traffic” y “Voodoo Chile”, pero también una experimentación abierta a capas de sonido infecciosas, texturas inéditas y ocurrencias heterodoxas que constituyen lo que Hendrix denominaba “pintura sonora”, según explica el productor Eddie Kramer en el documental incluido en el DVD adjunto de esta reedición.

El compacto recoge el contenido del doble álbum original (número 17 en la lista de los mejores discos del siglo XX según el Rockdelux 200), un formato atrevido estrenado por Bob Dylan en “Blonde On Blonde” (1966). El de Minnesota era una fuente de desafíos para el guitarrista: según Kramer, este “llevaba siempre consigo un libro de canciones suyas y lo consultaba a diario”. De esa admiración salió “All Along The Watchtower”, una de las pocas versiones de Dylan que compite con el original. Blues emborronado, perversión psicodélica y abstracción eléctrica cruzan caminos en una obra a la que contribuyeron Steve Winwood, Jack Casady (Jefferson Airplane) y Al Kooper, y figurantes como Larry Faucette (congas), taxista reclutado en las calles de Nueva York.

El documental, con opiniones de Kramer, Noel Redding (bajo), Mitch Mitchell (batería) y Chas Chandler (mánager), desvela detalles excéntricos de la producción e incide en que lo importante no eran las partituras sino las “vibraciones”, como subraya Winwood. La portada mantiene la fotografía de Hendrix de la versión norteamericana del disco, desestimando la imagen del harén de chicas desnudas usada en Europa, y en el interior recupera la toma original de Linda Eastman (futura señora McCartney), deseada por el guitarrista pero descartada en su día.

“All Along The Watchtower”.

Arriba