USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIONES (2015)

THE NECTARINE Nº9 / JOCK SCOT Saint Jack / My Personal Culloden

THE NECTARINE Nº9 / JOCK SCOT, Saint Jack / My Personal Culloden
 

En la historia de la música popular, un panteón selecto de roadies y tour managers han logrado mimetizarse con el rock’n’roll lifestyle hasta el punto de convertirse en leyendas por sí mismos. El escocés Jock Scot, con sus correrías junto a Ian Dury y The Clash, entre otros, fue uno de estos tipos “más grandes que la vida”, pero es su obra poética posterior, escrita en su mayor parte bajo los efectos de la heroína (“Where Is My Heroin?”, de 1993, fue su primer libro), lo que seguramente le ha reportado un modesto reconocimiento más allá de los confines de la industria.

Su resurgimiento personal tras años de vida yonqui coincidió con las vacas gordas del britpop y la segunda vida del mítico sello Postcard. En primer lugar prestó su voz a “Just Another Fucked-Up Little Druggy On The Scene”, título anecdótico de “Saint Jack” (1995), segundo álbum de The Nectarine Nº9, el proyecto destartalado y casquivano de Davy Henderson (ex Fire Engines) en los noventa tras la disolución de Win. El álbum posee el entrañable hervor característico del underground británico de los noventa, pero, comparado con las obras de referencia de Prolapse o The Bitter Springs de la época, no es nada del otro jueves.

La alianza Henderson-Scot se extendió a “My Personal Culloden” (1997), un disco de poesía musicada que, por motivos fonéticos, recuerda a Arab Strap, aunque esté más cerca conceptualmente del poeta punk John Cooper Clarke e incluso de los discos de Sir John Betjeman. El resultado, ahora sí, fue óptimo desde el punto de vista musical, teniendo en cuenta las limitaciones del género, especialmente porque la voz de Scot y su entonación son tremendamente auténticas y carismáticas, pero solo echando mano del libreto se podrá disfrutar completamente este disco de poesía confesional, sarcástica y ocasionalmente erótica.

The Nectarine Nº9 (con Jock Scot): “Just Another Fucked Up Little Druggy On The Scene”.

Jock Scot: “Easy To Write”.

Arriba