×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

THE NEW RAEMON Oh, rompehielos

BCore
THE NEW RAEMON, Oh, rompehielos
 

No le bastaba con una identidad, con un refugio acorazado desde el que hornear el emo, y se reinventó a sí mismo, un Nuevo Ramón para hacer grande la canción de autor minúscula. A su manera, claro, desenfocando las hechuras clásicas del folk y paseando entre tinieblas mientras sus canciones empezaban a ganar musculatura.

Ahora, seis años después de “A propósito de Garfunkel” (2008), vuelve Ramón Rodríguez a BCore para abrir una nueva etapa y, al mismo tiempo, dar un discreto portazo. Quizá por eso, “Oh, rompehielos” tiene algo de bisagra, de trabajo que conecta el regreso de Madee y el ardor de estómago de “Tinieblas, por fin” (2011) con el “Dramón Rodríguez” de “La dimensión desconocida” (2009). Porque vuelven los dramas cotidianos, la mirada introspectiva y el verlo todo más bien negro, sí, pero de la mano de una épica recia, puro pop de hormigón para armar emociones quebradizas. Un escudo bajo el que cobijarse mientras la suerte pasa de largo de “Desencuentros” y las canciones van soltando lastre hasta llegar a las lacerantes “Los hechos” y “Moneypenny”.

Así, en este quinto trabajo como The New Raemon se dibujan nuevos himnos –“Reina del Amazonas”–, el aliento acústico se convierte en torbellino –“El yeti”–, la voz gana presencia y, en fin, el catalán le canta a un fin de ciclo cuya estela aún abraza canciones como “Mientras sea un intruso”. En ocasiones, es cierto, “Oh, rompehielos” corre el riesgo de espantar (o epatar, que para el caso es lo mismo) a quien se atragante fácilmente con el melodrama, las tragedias íntimas inflamadas y las lágrimas mezcladas con gasolina. Pero si de lo que se trata es de abrirse paso a través de sí mismo arrastrando derrotas cotidianas e inyectando un poco de brillo a la tragedia, no hay duda de que Rodríguez lo ha conseguido. Una vez más.

“Reina del Amazonas”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba