USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2014)

THE NOTWIST Close To The Glass

City Slang-Music As Usual
THE NOTWIST, Close To The Glass
 

Han pasado casi seis años desde “The Devil, You + Me” (2008), pero, por suerte, pocas cosas han cambiado en el mundo de The Notwist. “Close To The Glass” sigue la (abierta) fórmula del grupo alemán desde, más o menos, “Neon Golden” (2002), el disco que asentó a este proyecto otrora hardcore o jazzístico en el equilibrio entre corazón pop y sutil experimentación sintética.

Si acaso, se aprecia en este nuevo álbum, en cierto contraste con el previo –al que sucedió la banda sonora de “Storm” (2009)–, una voluntad de dejarse arrastrar que da lugar a canciones algo menos depuradas, sagas de casi nueve minutos como “Lineri” y, en general, un sonido algo menos limpio, quizá más orgánico. En el centro están las melodías vocales de Markus Acher, quien según la nota de prensa ha buscado nuevos espectros, pero que para estos oídos sigue estancado en la misma sublime melancolía a media voz de siempre.

¿Canciones? Bastantes de ellas. Sobre todo, la citada “Lineri” –odisea instrumental de pulso metronómico y melodías ambient algo Boards Of Canada–; la también motorik, al menos en su desenlace, “Into Another Tune”; y un par de esos usuales guiños suyos al indie rock de los noventa como “7-Hour-Drive” (muy My Bloody Valentine) y la gran “Kong”, con Acher rogando a superhéroes que vengan a salvar a su familia de una inundación. Momentos íntimos como “Casino” y “Steppin’ In” también logran lo que buscan: abrir un paréntesis de fascinación emotiva en nuestras vidas. Otro gran disco de Notwist.

“Kong”.

Arriba