×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART Belong

Slumberland-Fortuna Pop!-[PIAS] Spain
THE PAINS OF BEING PURE AT HEART, Belong
 

Mientras que The Pains Of Being Of Pure At Heart se pasean por el show de David Letterman y demás escaparates, conviene romper una lanza por el paso al frente de la banda brooklynita. Si en el primer álbum vadearon las pegas del mimetismo, esa cópula entre Teenage Fanclub y My Bloody Valentine, gracias a melodías y estribillos refulgentes, no bajan el listón en esta nueva colección de caramelos con maraña. Aunque el enredo aquí sea bastante menor, porque le han pasado el peine y le han hecho raya al lado. No ellos, sino el tándem de productores que forman Flood (U2, PJ Harvey, Depeche Mode, Nine Inch Nails, Smashing Pumpkins) y Alan Moulder (The Jesus And Mary Chain, My Bloody Valentine; responsable de las mezclas), en cuyas fauces se han adentrado: del sonido de bajo presupuesto a la primera división. Y con éxito de nuevo, por sus dulces e inspirados himnos: pura ambrosía para dejarse llevar.

La claridad sonora invita a mirar costuras, pero estas no existen: estamos ante canciones pop bien construidas. La voz de Kip Berman se alza de su nicho para emerger sobre el reverb y convence (“Heaven’s Gonna Happen Now”), entre ensoñadora y doliente. Empasta como nunca con la de Peggy Wang-East (“Heart In Your Heartbreak”), mientras que el teclado de ella tintinea primordial en más de un tema (“The Body”, “My Terrible Friend”) y sorprende cómo propulsa Alex Naidus algún corte con el bajo. A las guitarras les pueden sobrar lapsos de pegada excesiva o de deje a lo Smashing Pumpkins (“Belong”), pero el encanto sigue siendo irresistible. Y Berman acierta en lo que dice: no se trataba de convertirlos con la nueva producción en rock de estadio, sino de poner en primer plano lo mejor de su debut. Lo han logrado. De momento.

Etiquetas: 2011
Arriba