×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART The Pains Of Being Pure At Heart

Slumberland-Fortuna Pop!-Houston Party

Por Kiko Amat

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART, The Pains Of Being Pure At Heart
 

Con esta horterada de nombrecito ya imaginan que hardcore extremo o death satánico no son; esto es twee requetetwee, pero de la rama más ruidosa-feedback. Cosa que celebramos. Y no es que lo hayamos descubierto descifrando jeroglíficos y runas. The Pains Of Being Pure At Heart llevan sus influencias en la solapa, en chapotes tamaño sopero, para que nadie se lleve a engaño: publican en Slumberland (Estados Unidos) y Fortuna Pop! (Reino Unido), son fans de Pastels, My Bloody Valentine y los primeros Teenage Fanclub, van a esa central del anorak infantil que es el club How Does It Feel To Feel...

Dicho esto, hay que admitir que este cuarteto anglófilo de Brooklyn tiene las canciones-hitazos, y con eso basta y sobra. A cualquiera que le gusten Shop Assistants y The Jesus & Mary Chain (“Come Saturday”), The Vaselines y Razorcuts (“Contender”), incluso Los Planetas (“This Love Is Fucking Right!” podría ser suya, época “Nuevas sensaciones”), va a enamorarse perdidamente de ellos. Es un sonido de otra era, es 1986 otra vez, pero el revival siempre está justificado si las canciones dan la talla. Y si el resto del mundo hace basura insufrible, especialmente.

“This Love Is Fucking Right!”.

Arriba