×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1993)

PALACE BROTHERS There Is No-One What Will Take Care Of You

Big Cat-Caroline España
PALACE BROTHERS, There Is No-One What Will Take Care Of You
 

Este debut de Palace nos mostró el desentonado quejido de Will Oldham por primera vez. “There Is No-One What Will Take Care Of You”, además de destapar una carrera mayúscula que fue asentándose disco a disco como Palace Brothers, Palace Music, Will Oldham y/o Bonnie Pince Billy, fue seleccionado en la posición 25 de los mejores álbumes internacionales de 1993 según el Rockdelux 104. Este es el comentario original sobre el disco, escrito por Gerardo Sanz, que se publicó en la revista en 1993. Y aquí se puede leer un extracto del capítulo dedicado a este LP en el libro “Bonnie ‘Prince’ Billy por Will Oldham” de Alan Licht (2012).

Y tras la muerte, la resurrección. “Ohio River Boat Song” fue el primer single de Palace Brothers, nueva morada de varios ex-Slint para Big Cat –refugio de Pavement y Cop Shoot Cop–, y “There Is No-One What Will Take Care Of You” es una docena de postales enviadas por una country-folk-slowcore band desde lo más profundo de Ámerica.

Su color es el de la soledad del desierto al que te trasladan esos tímidos rasgueos de acústica, esas salmodias del bajo, esa percusión encogida, esas voces quebradizas que dicen, siempre como si fueran sus últimas palabras, de amores incestuosos –“Riding”–, de borrachos en una Iglesia –“(I Was Drunk At The) Pulpit”– y de la resignación –“There Is No-One What Will Take Care Of You”– ante el desamparo.

Lo han llamado la música del autismo, y es que este disco –excelente, huelga decirlo– solo podrían haberlo parido Gordon Gano, deprimido ad eternum, o Jonathan Ritchman si, de repente, perdiera el habla. Cuídalo bien, aunque nadie haga lo mismo contigo.

“Riding”.

Arriba