USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

THE ROLLING STONES Some Girls

A&M-Universal
THE ROLLING STONES, Some Girls
 

Mick Jagger reconoce que la primavera punk fue uno de los acicates creativos de “Some Girls” (1978). Paradójico porque, cuando el quinteto británico terminó de grabar su decimocuarto álbum de estudio, en marzo de 1978, los Pistols de Johnny Rotten ya eran historia, mientras que los Stones acababan de alumbrar el que sería uno de sus discos de mayor éxito entre público y crítica.

Aliviados tras la absolución de Keith Richards por parte de la justicia canadiense –el marrón de Toronto, posesión y tráfico de estupefacientes, se saldó con un par de conciertos benéficos al norte del paralelo 49–, reforzados por la incorporación a jornada completa de Ronnie Wood, fascinados por el ruido y la furia de la Gran Manzana –ciudad en la que se localiza buena parte de la acción–, The Rolling Stones registraron esta obra mayor e imperecedera, que bien merece una reedición deluxe.

Entre la melancolía disco de “Miss You” y la inclemente descarga eléctrica de “Shattered”, median inopinadas conexiones con los primeros Ramones –la Calle 53, foco de prostitución masculina en la época, reaparece en “When The Whip Comes Down”–, apropiaciones (debidas) de los Temptations –“Imagination”–, ataques frontales a la corrección política –el texto de “Some Girls”–o estándares con sello propio: “Respectable” y la preciosa “Beast Of Burden”.

Más que suficiente, aunque las doce inéditas incluidas en el segundo volumen –entre ellas, “Claudine” (oda a la cantante Claudine Longet, juzgada por el homicidio de su marido), una versión del canon rockero “Tallahassee Lassie” o una revisión del “You Win Again” de Hank Williams– no hacen sino sumar.

“Miss You”.

Arriba