×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

THE ROOTS Undun

Def Jam-Universal
THE ROOTS, Undun
 

Existe un fuerte vínculo, más ético que estético, que une, por ejemplo, el fabuloso amor fraternal del pop de Sufjan Stevens con el inquebrantable compromiso para con la comunidad de The Roots. Y, seguramente, lo difícil no es intuir ese nexo, sino imaginar una forma en que esos puntos de unión puedan materializarse en algo concreto, más allá de forzados maridajes –el propio octeto de Philadelphia lo intentó de una manera más bien fallida y se diría que con escasa convicción con Joanna Newsom en “How I Got Over” (2010)– entre géneros. “Undun” no trata de fusionar a The Roots con Sufjan, sino sumarlo a su justa causa: la historia en el gueto contada a la inversa de un tal Redford Stephens, personaje nombrado en honor a la delicada pieza de piano de “Michigan”, y que el propio Stevens toca en la bella coda instrumental en cuatro movimientos que despide el disco.

Sin recurrir a la ambición de “Phrenology” (2002), el triunfo de “Undun” es que sabe construir sobre ese vínculo sin desnaturalizarse ni caer en la experimentación fatua. Algo moroso al inicio, alargando su dulce despedida en la citada suite con melancolía de violines y violencia de pianos y percusión, el undécimo trabajo de The Roots es un disco compactado y robusto, que concentra en su parte central un hip hop de poderosa factura, que no renuncia al estribillo ni a una rabia contenida que empuja la piel de los bombos en cada beat, que deja tras de sí un rastro de dulce tristeza, que se lamenta del destino, pero reivindica siempre la esperanza.

“Make My”.

Arriba