USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2009)

THE SLITS Cut (Deluxe Edition)

Island-Universal
THE SLITS, Cut (Deluxe Edition)
 

Buzzcocks lo usaban casi como recreo, para higienizar. John Lydon lo incrustó en el ADN mutante de PiL. En The Clash, el efecto fue globalizador; el punk británico agotó los cuatro acordes en cuatro días y evolucionó mirando a Jamaica. ¿Por qué? Uno de aquellos happy accidents que acaban por ser más definitorios que accidentales. Antes del punk, no había discos punk; y cuando los punks se reunían, escuchaban dub y reggae de la mano del DJ oficioso Don Letts. La historia es conocida.

Quizá fuera “Cut” (1979) –se cumplen treinta años del debut de The Slits– el LP en que la mezcla entre amateurismo recalcitrante y el dub que escuchaban la mayoría de outsiders británicos originó un objeto nuevo, único y distinto, parecido solo a debuts de bandas afines a ese allí y entonces, como Raincoats (la batería Palmolive dejó una formación para recalar en otra). Clásicos del post-punk como “Shoplifting”, “Ping Pong Affair”, “Instant Hit” y “Typical Girls” aparecen ahora remasterizados y duplicados en dos Peel Sessions, demos de ocho pistas y mezclas en crudo que completan esta versión definitiva de un álbum que no vio la luz en CD en Estados Unidos hasta el milenio en curso.

“Cut” es un juguete de pop tribal. Lúdico y antitético como un grupo de críos en plena época del “no” jugando sin supervisión en una zona de recreo improvisada, suena más fresco y contemporáneo que la gran mayoría de los discos de la época y llama a la desobediencia social desde una perspectiva ¿femenina? que retiene toda la mala leche que recuperaron luego las grrrl bands sin guitarrazos abrasivos, ruidos de rabia ni caja-bombo a piñón. Y eso que Ari Up y compañía no tenían ni pajolera de cómo manipular un instrumento cuando se enrolaron en la gira “White Riot” junto a The Clash. Más vitalista que arty, la portada fue, de paso, otro clásico instantáneo.

“Typical Girls”.

Arriba