Cargando...
 

BOX SET (2011)

THE SMITHS Complete

Rhino-Warner
THE SMITHS, Complete
 

Esta manejable caja reúne los ocho elepés de la carrera de The Smiths, una de las bandas más definitorias, también definitivas, de la década de los ochenta. Decir The Smiths es evocar un montón de sensaciones, todavía (siempre) perdurables en una música que sigue sin apagarse. En únicamente cuatro años de vida, nos ofrecieron un montón de canciones memorables que, “presented on CD in vinyl replica”, como reza la publicidad de este “Complete”, aparecen juntas por primera vez. Esteve Farrés repasa el festín.

Por primera vez se reúnen en una caja los ocho álbumes de The Smiths (1983-1987): los cuatro oficiales –“The Smiths” (febrero 1984), “Meat Is Murder” (febrero 1985), “The Queen Is Dead” (junio 1986) y “Strangeways, Here We Come” (septiembre 1987)–, el directo póstumo “Rank” (septiembre 1988) y los recopilatorios “Hatful Of Hollow” (noviembre 1984), “The World Won’t Listen” (febrero 1987) y “Louder Than Bombs” (marzo 1987).

El primero en aparecer fue el excelso álbum homónimo, pero “Hatful Of Hollow”, que lo hizo a los nueve meses, recogía piezas de singles primerizos, como las estimables “William, It Was Really Nothing”, “How Soon Is Now?”, “Handsome Devil” (que fue la cara B de su primer single, “Hand In Glove”, canción editada en mayo de 1983 y luego recuperada en su debut en largo, “The Smiths”), la preciosa “Heaven Knows I’m Miserable Now”, “Back To The Old House” o “Please Please Please Let Me Get What I Want”.

“The Smiths” es pluscuamperfecto en todos los aspectos: se abre con la reflexiva “Reel Around The Fountain”, golpea con “You’ve Got Everything Now”, pasa de la calma a la tormenta en un plis plas en “Miserable Lie”, encandila con “This Charming Man” (añadida a esta reedición; no se encontraba en el álbum original), hipnotiza con “Still Ill” y deja las cosas claras en “What Difference Does It Make?”. Comparte algunas canciones con “Hatful Of Hollow”.

 
THE SMITHS, Complete

El legado de los Smiths se sigue manteniendo en lo más alto.

 

En comparación, “Meat Is Murder” es un disco algo más plano, pero tiene sus cimas, como “The Headmaster Ritual”, “Well I Wonder”, “Rusholme Ruffians” y su aire rockabilly, el lamento de “I Want The One I Can’t Have”, la turbulenta “What She Said”.

“The Queen Is Dead” siempre ha sido su álbum más aclamado, y la verdad es que no hay para menos: empieza fuerte con el tema titular, y luego está la saltarina “Cemetry Gates”, y los singles, rotundos: “Bigmouth Strikes Again” y “The Boy With The Thorn In His Side”. Por no hablar de “There Is A Light That Never Goes Out”, su cumbre, y sin olvidar “Vicar In A Tutu” y “Some Girls Are Bigger Than Others”.

En “The World Won’t Listen”, se repiten algunos temas, pero están singles tan contundentes como “Panic”, “Ask” y “Shoplifters Of The World Unite”.

Y luego viene su canto del cisne, “Strangeways, Here We Come”, donde mantienen el nivel sin tanto brillo: “A Rush And A Push And The Land Is Ours”, “I Started Something I Couldn’t Finish”, “Death Of A Disco Dancer”, “Girlfriend In A Coma”, “Unhappy Birthday”...

“Louder Than Bombs” fue un recopilatorio ideado para el mercado americano, editado originalmente en doble LP por Sire y con casi todas las canciones repes. Y el posterior “Rank”, grabado en octubre de 1986, un directo potente como un puñetazo en toda la jeta.

Esta caja es una nueva oportunidad para acercarse a la música de una de las bandas fundamentales de los años ochenta. El legado de los Smiths se sigue manteniendo en lo más alto.

“Hand In Glove”.

Arriba