×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

THE WEDDING PRESENT Valentina

Scopitones-Houston Party
THE WEDDING PRESENT, Valentina
 

Al grupo de David Gedge, cuatro años después de “El Rey” (2008), ya no lo conoce ni la madre que lo parió: junto al cerebro y cabecilla solo queda Graeme Ramsay, exbatería, ahora en las veces de guitarrista y hombre de los teclados. Gedge firma con él en este “Valentina” todos los temas salvo uno, escrito a medias con la que fue bajista de la banda más de una década, Terry de Castro (presente en un par de coros). Ya no hay, por tanto, la promiscuidad de la entrega previa, donde todos escribían mano a mano con el jefe. “Valentina” gana así en cohesión. Y, curiosamente, posee más pegada que “El Rey” tras el cambio en la pecera: ya no está Steve Albini, sino un trabajo en comandita del cuarteto con el productor Andrew Scheps (Johnny Cash, Metallica, Iggy Pop, Adele), responsable además de las mezclas.

Los parámetros de The Wedding Present, eso sí, no cambian: guitarras crujientes, escasa voz melodiosamente aprovechada y desolación amorosa sin caer en lo patético. Y en “Valentina” no hay grietas en el repertorio (en el disco previo sí que se colaba alguna): los diez cortes resultan aprovechables sin que el single, “You Jane”, supere a títulos como “Deer Caught In The Headlights”, “The Girl From The DDR” (dueto con parte en alemán cantada por la nueva bajista, Pépé Le Moko) o “Mystery Date”, que añade una voz femenina japonesa, la de Sayaka Amano. Incluso placeres culpables del tipo este-estribillo-me-suena-pero-mola-igual provocados por “Back A Bit... Stop”, entre The Breeders y The Jam, y “524 Fidelio” no merman un trabajo notable.

“Mystery Date”.

Arriba