USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2020)

THE WEEKND After Hours

XO-Republic-Universal
THE WEEKND, After Hours
 

Abel Tesfaye siempre ha invocado las vibras nostálgicas, y “After Hours”, su primer disco en cuatro años, no es ninguna excepción. Algo tendrá que ver el hecho de que recientemente apareciese en el filme “Diamantes en bruto” (Benny Safdie y Josh Safdie, 2019), rememorando ese verano de 2012 en el que todo cambió para él. En los álbumes de The Weeknd existe una tensión entre el arrepentido libertino que samplea a Beach House y el sórdido antihéroe pop con ambición de estadio que es hoy. Pocas veces ha estado más cerca de resolver esta ecuación.

La renovación de “After Hours” no viene tanto a nivel lírico, porque aquí Tesfaye sigue insistiendo en esa fórmula de éxito de hedonismo, toxicidad y vulnerabilidad emocional. Pero sí sobresale un gusto por la narración y el feeling cinematográfico, como si quisiese perseguir ese “Purple Rain” (1984) de Prince que cita en “Faith”, su himno drogadicto definitivo, con guiños al “Losing My Religion” de R.E.M. y un verso que es The Weeknd en su máxima expresión: “Si tengo una sobredosis, quiero que la tengas a mi lado”. Ora autocompasivo, ora fanfarrón, el canadiense acaba dándose cuenta de lo solo que se ha quedado al haber destruido con su actitud toda relación personal.

Nada nuevo en un álbum de The Weeknd, sí, pero las novedades musicales se acumulan en un trabajo cuyos primeros tracks incluyen incursiones en ese UK garage que vuelve con fuerza (“Too Late”); una rítmica jungle con melodías dulces a lo The Postal Service (“Hardest To Love”); profundidad ambient sintética servida por Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never); incursiones en la psicodelia con la complicidad de Kevin Parker (Tame Impala), y un gusto desmedido por los ochenta en sus muchas vertientes –del italo al synthpop kitsch–, entre acolchados solos de batería a lo Phil Collins y saxos febriles. Con permiso de Dua Lipa, y por caprichos del destino, es el último blockbuster musical (y de cualquier tipo) que escucharemos en un tiempo. Agarrémonos a él como última prueba de la vida anterior al coronavirus.

“Faith”.

Publicado en la web de Rockdelux el 8/4/2020
Arriba