×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

THE WEEKND Echoes Of Silence

Autoeditado
THE WEEKND, Echoes Of Silence
 

El R&B atmosférico es uno de los sonidos de 2011, y esta tendencia no ha tenido mejor paladín que Abel Tesfaye, absorbente en una reveladora trilogía de mixtapes –cuyos volúmenes se han colado en listas del año tal que álbumes, digamos,  oficiales– y como fuerza en la sombra del “Take Care” de Drake. ¿Qué añade “Echoes Of Silence” a lo presentado por “House Of Balloons” y “Thursday”? Sobre todo, una muestra definitiva de las posibilidades de Tesfaye como cantante: su voz aparece en primer plano, más relevante que la producción, en nueve temas (casi nada) ahogadas en un mar de silencio.

“Ojalá no me cuelguen por mis decisiones en ‘Echoes Of Silence’”, decía Tasfaye en Twitter. No sabemos si se refiere a su renovado esencialismo, a ese protagonismo de su voz. O quizás a la decisión de abrir la operación con una versión de “Dirty Diana”, de Michael Jackson, retitulada “D.D.” y sin nada, o casi nada, del ímpetu rockero del original, optando en su lugar por una abstracción marciana. El segundo corte más sorprendente es “Initiation”, aunque este ya fue soltado en la red en octubre. Noquea por sus graves saturados y, sobre todo, por esa voz pitcheada en direcciones dispares, en ocasiones hacia un murmullo monstruoso con antepasados en The Knife y Salem. Es casi droga, puro, duro 2011. El tema titular es otro highlight: una balada espaciosa con la voz como estrella absoluta.

Pero no hay canción mala en “Echoes Of Silence”, que sin superar a “House Of Balloons” (aún su mayor cumbre) supera en inspiración compositiva al quizás apresurado “Thursday”. De su cruce con Clams Casino (“The Fall”) nada defectuoso podía salir: era más probable esa lenta, embrujada slow jam con regusto selvático y emoción intangible. “Montreal” es deliciosa, pop y directa; “Outside” debería llamarse “Inside”, o “Introversion”, o, en fin, “Glorious”. Sobre “Same Old Song”, decir que el título tampoco la describe en absoluto. Y por otro lado, “XO / The Host” es otra adición brillante a la tradición bipartita de The Weeknd. “Echoes Of Silence” es, en fin, otro (delicado) golpe en la mesa de Tesfaye. Touché, por tercera vez.

“D.D.”.

Publicado en la web de Rockdelux el 23/12/2011
Arriba