×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

THE xx I See You

Young Turks-Popstock!
THE xx, I See You
 

“xx” (2009), el álbum, fue un descubrimiento que obtuvo alabanzas generalizadas y que logró infiltrarse, con su oscuridad y melancolía, en algunas estancias del mainstream. La oferta del combo londinense –que pasó de cuarteto a trío casi al mismo tiempo que la publicación del disco: Baria Qureshi abandonó, aunque aún tuvimos tiempo de verla en directo (9 de noviembre de 2009, Razzmatazz 2)– incluso se alzó en 2010 con el Mercury Prize, por encima de, entre otros, Paul Weller, Wild Beasts, Laura Marling, Foals, Villagers y Dizzee Rascal. Canciones como “Crystalised”, “Islands” y “Shelter”, con sus ritmos minimalistas y sus guitarras esqueléticas, lograron aposentarse en la memoria de miles de oyentes. El despegue de Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith no podía comenzar de mejor manera.

Tres años después, “Coexist” (2012) consiguió que los parabienes (casi) unánimes mostraran sus primeras grietas. La apuesta de ese segundo álbum, que se replegaba todavía más hacia posiciones introspectivas, no fue del todo comprendida; fue este un disco poco escuchado (o escuchado no con la atención que merecía) y la palabra “hype” se usó a la ligera: “Angels”, “Chained” o “Fiction”, por ejemplo, mostraban una banda madura y consistente, jugando con atmósferas gaseosas y filtrando de manera muy personal parámetros de la llamada cultura de club en partituras hermosas y enigmáticas.

“I See You”, el (tópico) difícil tercer álbum, muestra nuevas perspectivas en el horizonte de la doble X, aunque los mimbres de la personalidad del trío permanecen intactos (y muy válidos). Con mayor implicación del ingeniero y productor Rodaidh McDonald y, ojo, con el sobresaliente “In Colour” (2015) de Jamie xx en el paréntesis, el largo se ha grabado en diferentes localizaciones (Texas, Los Ángeles, Reikiavik, Londres y Nueva York) en un periplo viajero que comenzó en marzo de 2014.

 
THE xx, I See You

Jamie xx, Romy Madley Croft y Oliver Sim: “música de calidad y distinción”, tercer asalto. Foto: Alasdair McLellan

 

El single de adelanto, “On Hold” (con su comentado sample de Hall & Oates), alumbra la influencia de Jamie y su particular visión de la música de baile: es lo más “optimista” y comercial que The xx han publicado hasta la fecha, una canción pop rayando la perfección, aunque la letra sea una nueva relectura de los claroscuros de los conflictos amorosos a los que nos tienen tan acostumbrados Romy & Oliver. En la misma balanza, el “Dangerous” del inicio, con sus trompetas simuladas y un trote rítmico irresistible, y “Say Something Loving” –con sample del álbum de debut de los hermanos Alessi en 1976–, reluciente seda soulera que los acerca más que nunca a una versión millennial de los Everything But The Girl abducidos por las cadencias del house. En estos temas, The xx han abierto (musicalmente) las ventanas de su apartamento, refinando y perfeccionando su sonido sin renunciar a su identidad.

Pero en el viaje de “I See You” también hay espacio para otras delicias inesperadas (“Lips” y su perfume dub agitado en el préstamo de una composición de David Lang interpretada por el Trio Mediaeval; “I Dare You” y sus “Oh oh oh” para las masas); también, citas para hibernar entre sombras delicadas e íntimas: las dos composiciones interpretadas en solitario por Romy (“Performance” y “Brave For You”) logran traspasar la epidermis con los mínimos elementos, concentrados en su punto de voz doliente y guitarras que miran a los jardines de Vini Reilly.

De “A Violent Noise” y “Replica” se desprende una clara crítica al “ritmo de la noche”, a la música de baile serializada: versos como “Now I got out / but every beat is a violent noise / the melody’s sung / but I don’t know the voice” de la primera y “Another encore to an after show / do I chase the night or does the night chase me” de la segunda hablan por sí solos.

Sin dar carpetazo a los mandamientos que los crearon, The xx han dado un paso al frente abrillantando las paredes de su delicada música de cámara. Puro pop del siglo XXI, nuevo capítulo de esa añorada “música de calidad y distinción” con la que los británicos se han graduado con matrícula. ¿Lo ves?

“Dangerous”.

Arriba