×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

THEESatisfaction awE naturalE

Sub Pop-Popstock!
THEESatisfaction, awE naturalE
 

Más allá de sus indiscutibles méritos musicales, la irrupción de artistas como Erykah Badu o Lauryn Hill hace ya cerca de década y media, o más recientemente de estrellas en potencia como Janelle Monáe o el dúo que nos ocupa, formado por Stasia “Stas” Iron y Catherine “Cat” Harris-White, resulta reconfortante por lo que tiene de continuidad en la línea más combativa del soul femenino (y feminista). Bebiendo de esta fértil fuente de influencias, inspiradas por la fuerza inagotable de Nina Simone o Aretha Franklin, THEESatisfaction surgen de Seattle casi como uno de esos celebrados spin offs de la órbita intergaláctica de Shabazz Palaces: de participar en los coros de “Black Up” (2011) a construir su propio y colorido artefacto bastardo de pop, hip hop y soul con la ayuda de estos, pero definiendo una personalidad (casi inédita): negra, lesbiana y groovy.

Según algunos, esas tres (o cuatro, según se mire) podrían ser las características del dios creador, pero de lo que sí tenemos pruebas es que en THEESatisfaction se muestran como el motor creativo de un proyecto trufado de ideas dispares. Como ocurre con el grupo de Palaceer Lazaro, la música de Stas y Cat es urbana y cosmopolita, conectada al aquí y al ahora, pero al mismo tiempo se expande en su propio universo. Por todo, “awE naturalE” recorre una idea de cambio permanente, y todos los one-liners, loops funk, pianos Rhodes, y la psicodelia y los tropicalismos, van dirigidos a que el oyente se deje fluir sin reglas, indiferente a la normas de ortografía, por este disco breve y contagioso como un buen meme.

“God”.

Arriba