×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

TIGERCATS Isle Of Dogs

Fika-Acuarela
TIGERCATS, Isle Of Dogs
 

Este es un debut para dejarse llevar por la efervescencia. Y que refleja bien la frescura en directo del imberbe quinteto londinense, vista y oída ya en sus visitas a España. Con East London como marco, Duncan Barrett y compañía desgranan sus batallas de apasionamiento juvenil con una convicción a menudo irresistible. Y no importa demasiado que en el disco se cuele ese virus afropop que abunda en exceso en el indie reciente: sus notables canciones pueden con él.

Lo que no es ninguna sorpresa es que hayan contado en la coproducción, junto con el bajista del grupo, Giles Barrett, e Ian Button (de Death In Vegas), con Simon Trought. Este ha trabajado antes con artistas que aparecen entre las referencias de Tigercats: ya sea el twee pop de Allo Darlin’ o el costumbrismo de Darren Hayman. La voz de Duncan trae ecos de Hefner y cuenta con contrapuntos de la teclista, Laura Kovic, que cierra el álbum cantando en solitario la desvalida “Jonny”.

Pero, en general, aquí hay guitarras como hélices que invitan al baile o que te acaban llevando hasta él tras empezar al ralentí. También un jitazo, “Full Moon Reggae Party”. Vibrante. En una onda parecida, perseveran “Easter Island” o “Banned At The Troxy” (aliño en falsete de Duncan en la primera, dulce ayuda vocal de Laura en la segunda). Y no teman, no hay tanta redundancia: títulos llamativos (aunque no siempre hablen de eso) como “Stevie Nicks”, “Harper Lee” o la pausada “Kim & Thurston” abren el abanico sonoro. A medio plazo, habrán de ir despegándose de las influencias (“The Vapours” es purito Violent Femmes), pero, de momento, estos chavales prometen. Y molan.

“Full Moon Reggae Party”.

Arriba