USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

TIMES NEW VIKING Dancer Equired!

Merge-Wichita-Music As Usual
TIMES NEW VIKING, Dancer Equired!
 

El quinto álbum de los de Columbus (Ohio) en seis años es el primero que ha sido realmente grabado y producido en un estudio profesional, pero no se esperen un alejamiento demasiado marcado del chatarrerío lo-fi que ha caracterizado desde el principio al grupo encabezado por Jared Phillips y Beth Murphy. Las señas de identidad de Times New Viking siguen siendo las mismas, con Beat Happening/K Records, The Vaselines o Guided By Voices como figuras paternas en esa escuela del pop ratonero y sucio, melodías dulces y cavernosas y canciones que, si se pueden agotar en minuto y medio, no necesitan más.

El mayor cambio –y que ya está empezando a ser criticado por parte de sus acólitos– es que han decelerado la velocidad: sus temas son más pausados, como si quisiesen recrearse más en la melodía, contemplar mejor el paisaje desde la ventana del tren. Es cierto que, de esa manera, pierden gran parte de su frescura inicial y se quedan a medio camino de todo: no consiguen llegar mejor porque siguen sonando cutres y encima sacrifican el exultante vigor de sus inicios. Pese a ello, hay unos cuantos cortes para el recuerdo en “Dancer Equired!”: el inicial “It’s A Culture”, “Ever Falling In Love” (nada que ver con Buzzcocks), el pop luchando contra la decoloración de “California Roll”, “Ways To Go” y “Don’t Go To Liverpool”, la canción de campamento-basura de barrio a lo Moldy Peaches de “No Good” y, en especial, el que considero el potencial gran hit del disco, “Fuck Her Tears”. Así que, pese a causar cierta frustración, mantiene su aquel.

Etiquetas: 2011
Arriba