USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

TNT Manifiesto Guernika

Munster

Por Kiko Amat

TNT, Manifiesto Guernika
 

A pesar de que existían discos punk y post-punk españoles anteriores a este “Manifiesto Guernika” (DRO, 1983), de Último Resorte a Parálisis Permanente, pasando por Siniestro Total y Los Nikis, una sola escucha deja bien claro que los granadinos TNT no tenían nada que envidiarles a los citados. El cuarteto, que nació en 1981 y ensayaba en el Albaicín (eran primos estilísticos de 091), gozó de una corta existencia –tan solo cuatro años– que, sin embargo, dejaría un notable legado discográfico. En esa época, muchos grupos hacían gran ruido y estaban harto molestos, pero –con la excepción de Siniestro, Pegamoides y Derribos– bien pocos tenían hits a la altura de sus padres ingleses y norteamericanos. No así TNT, que logró amontonar en un solo LP y cuatro singles una porrada de canciones-emblema llenas de coros, estribillos, llamadas a las armas y grandes, pero muy grandes, canciones.

En ese sentido, “Manifiesto Guernika” puede reclamar su condición de ser uno de los discos más completos, variados e interesantes del punk-rock y la nueva ola ibérica. Toca (conscientemente o no) casi todos los palos del arco iris de la new wave y el post-punk: contiene, por supuesto, coreable punk-rock ’77 Clash-Cortinas-Generation X (“Sin futuro”), barullo de los Crass más pop (“Cucarachas”), afterpunk manchesteriano no obvio (“Nadsat” empieza con la típica tensión “Unknown Pleasures” de Joy Division, pero hacia la mitad muta en algo parecido al “I’m Not Your Steppin’ Stone”), sonido Killing Joke (“Guernika”), chanfaina del “Sandinista!” (“Todo está bien”, que también suena al “Mona” de Bo Diddley), incluso tonos mod (“Deberías tener cuidado”, con armónica y coros de Derribos Arias, podría ser de Brighton 64) y Oi! (“Gilmore ‘77” suena a The 4-Skins o Angelic Upstarts). Y encima, las letras son más que decentes y la portada es una cucada. Por consiguiente, no puede faltar en su estantería Expedit, amigo collector de gusto sublime.

“Guernika”.

Arriba