×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

TOM JONES Long Lost Suitcase

Virgin-EMI-Caroline-Music As Usual
TOM JONES, Long Lost Suitcase
 

La alianza entre Tom Jones y Ethan Johns sigue ganando músculo y, cada vez más cerca del añorado y legendario tándem Cash-Rubin, cierra esa trilogía otoñal que estrenó “Praise & Blame” (2010) con este “Long Lost Suitcase” de perfiles autobiográficos y pliegues cada vez más rugosos. Lo de autobiográfico, en este caso, no es ninguna licencia narrativa: el de Gales ha concebido este álbum como complemento de “Over The Top And Back”, libro de memorias que Penguin publicó el pasado mes de octubre, aunque, viendo lo selectivos que han resultado ser sus recuerdos, mejor quedarse con este trabajo en el que, aquí sí, no escatima matices ni declaraciones de intenciones.

Así, siguiendo el camino que va del “Opportunity To Cry” de Willie Nelson al “Factory Girl” de los Rolling Stones, pasando por Hank Williams, Los Lobos o Gillian Welch, Jones se viste con lo mínimo para dejar que sea su voz la que se dé un festín de folk, blues y country. Nada de azúcar ni adornos innecesarios para un cantante capaz de cortarle a uno el aliento con su desgarradora “Elvis Presley Blues” o de prenderle fuego a “Take My Love (I Want To Give It)”. Cada vez más cómodo en ese pellejo de ritmos secos, guitarras arenosas y canciones servidas entre espinas, Jones sigue espantando los fantasmas de su pasado y escribiendo en letras doradas una coda final que, sin duda, obligará a ver con otros ojos toda su carrera.

“Elvis Presley Blues”.

Arriba