×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2007)

TONY JOE WHITE Swamp Music. The Complete Monument Recordings

Rhino Handmade Import
TONY JOE WHITE, Swamp Music. The Complete Monument Recordings
 

Creció embadurnado en gospel y country hasta que el contacto con un álbum de Lightnin’ Hopkins le reveló las claves del blues. El estadounidense Tony Joe White maduró en un musical ambiente doméstico tamizado por los sureños efluvios del algodón y el pantano para terminar llamando la atención de Bob Beckham, de Monument Records, casa de Dolly Parton, Jeannie Seely, Ray Stevens o Roy Orbison. De hecho, fue Stevens quien produjo en diciembre de 1966 un primer single, versión de “Georgia Pines”, completado en su cara B por un “Ten More Miles To Louisiana” de propio cuño. Ambos aparecen entre los abundantes extras de este espléndido cofre de cuatro CDs individualizados, más libreto de treinta y seis páginas, que, con la garantía de Rhino Handmade (edición numerada de 5.000 copias), remasteriza e incrementa generosamente –ochenta y un temas en total– los tres primeros álbumes de White, grabados para la etiqueta Monument.

El primer CD arranca con “Black And White” (69), ópera prima y síntesis de su destreza creativa. Una voz profunda pero dúctil, una dinámica guitarra con un distintivo efecto wah-wah y un ajustado cuadro de arreglos de cuerda y viento, unidos a su estética de Elvis Presley maduro, encabezaban un consistente guión donde, además de su faceta como intérprete con corazón y músculo, también se destapaba una calificada veta compositora. Respaldado por músicos de la factoría Muscle Shoals y producido por Billy Swann, el álbum contenía soberbias muestras de su conciliación estilística. Entre ellas, versiones de Jimmy Webb o Bacharach & David, así como las composicones propias “Soul Francisco”, “Willie And Laura Mae Jones” y, sobre todo, “Polk Salad Annie”, adoptada poco después por el mismo Elvis Presley y aupada a la cabecera de las listas en el verano de 1969, tras unos meses de indiferencia comercial. Los trece extras contienen lecturas alternativas y desconocidas que enlazan con otra decena de inéditos con análogo enfoque recogidos en el segundo CD. Encabezándolo, “... Continued” (69), un trabajo escrito casi en su totalidad por White, continuista en tiempo y forma, apreciable en su sonoridad aunque en desventaja con respecto a su predecesor en un repertorio cerrado por “The Migrant”, retomada casi simultáneamente por Arthur Alexander. La perla es “Rainy Night In Georgia”, popularizada por Brook Benton y versionada luego hasta la saciedad.

Postergando los arreglos de viento, el suculento “Tony Joe” (70) centró el discurso de White en su relación con el rhythm’n’blues y el soul. Un desarrollo modulado mediante temas propios –el single “Groupy Girl”, entre ellos– y adaptaciones de Otis Redding o John Lee Hooker, sin descuidar esa sonoridad, austera y concreta, que Swann y, en esta ocasión, el mismo White aportaron desde la producción. Los siete inéditos incorporados no desmerecen un notable nivel mantenido en un cuarto CD cuyos diez primeros y novedosos cortes fueron registrados por White en solitario –guitarra y armónica– en su visita al parisino Barclay Studio en marzo de 1969. Firmas como Bob Dylan, Joe Tex o Don Covay subrayan la intención de una sesión distendida y destilada.

El atinado remate lo aporta el acento eléctrico y áspero de los siete temas del festival de la Isla de Wight de 1970, interpretados en un atípico formato a dúo junto a la batería de un Cozy Powell que pasaba por allí. El Zorro del Pantano dando lecciones de rock crudo e intenso en el reino hippy y dispuesto para amplificar su dimensión con sus inmediatos trabajos para Warner entre 1971 y 1973.

“Polk Salad Annie”.

Arriba