×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1996)

TORTOISE Millions Now Living Will Never Die

Thrill Jockey-City Slang-Running Circle
TORTOISE, Millions Now Living Will Never Die
 

¿Existía el rock después del rock? A mediados de los noventa, nació una nueva etiqueta, el post-rock, que intentaba definir la música improvisada y las soluciones libres de las propuestas más arriesgadas. Y ahí entraban manifiestos aislacionistas, espacios cinematográficos, ambientes paisajistas, slowcore, dub, jazz... Tortoise se convirtieron en los más populares del movimiento, una especie de polémico cajón de sastre sin normas fijas. “Millions Now Living Will Never Die” fue elegido el número 1 (empatado con el “Roots” de Sepultura) en la lista de los mejores álbumes internacionales del año 1996 en el Rockdelux 137; esta es la crítica del disco que escribió entonces Gerardo Sanz.

Los de “Goriri” fueron, al menos para el abajo firmante, los seis minutos y medio más reveladores de 1995. Tortoise, única banda americana (blanca) en “Macro-Dub Infection”, entregaban un remix tajante y brutal de “Gamara”, single para Duophonic y, a su vez, vampírica elongación de “His Second Story Island”, un momento especialmente inquietante de su homónimo álbum de debut. En ese corte –el mejor, por otra parte, de una compilación de referencia– abrazaban el dub como se abraza algo que no se quiere dejar escapar, digitalizando sus continuas citas a King Tubby, Scientist o Lee Perry y despejando las dudas de quienes los reducían a meros estilistas de la era post-Slint.

“Millions Now Living Will Never Die” no solo camina por esa misma senda, hábilmente desbrozada con los injertos incluidos en “Rhythms, Resolutions & Clusters” (1995), sino que se interna en un territorio más rico y permeable. La estructura molecular de “A Survey” –tres bajos solapados midiéndose las distancias– o la tensión interna –improvisaciones más o menos controladas con el vibráfono a su libre albedrío– de “Glass Museum” o “The Taut And Tame” abogan por una concepción elástica e “instrumental” del estudio que llega a sublimarse en “Dear Grandma And Grandpa”, una llamada telefónica enmarañada entre fogonazos de graves y apócopes de ambient plástico.

En efecto, lo que ha hecho de Tortoise el emblema del post-rock y, probablemente, uno de los ensembles –por cierto, el ex-Slint David Pajo, también en los últimos Stereolab, cubre la baja de Bundy K. Brown– más respetables del planeta es su asombrosa capacidad para hacer reconocibles en la práctica sus presupuestos teóricos, o sea, para lanzar la piedra sin que sea necesario esconder la mano. Y así, mientras “Along The Banks Of Rivers” reivindica desde sus hechuras cinematográficas –fácil imaginar (¡vivir!) una trama a lo Barry Gifford adaptada por John Dahl– la narratividad que, por naturaleza, le está vetada, la soberbia suite inaugural se adivina como una auténtica obra maestra de escultura musical. Simulando las técnicas de mezcla de los DJs, “Djed” es un engranaje perfecto, una concatenación de sonidos en sinalefa que preserva un solo elemento –una insinuación jazzística, una andanada percusiva; un riff, un ritmo– en las transiciones, creando un crescendo continuo de apariencia reptil y efectos devastadores.

“Along The Banks Of Rivers”.

Arriba