×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

TRENT REZNOR AND ATTICUS ROSS The Social Network

Null Corporation-Sony
TRENT REZNOR AND ATTICUS ROSS, The Social Network
 

Desde la publicación de “With Teeth” (2005), Trent Reznor ha intentado huir de ese lacerante avatar conocido como Nine Inch Nails. Aquel fue un disco con los problemas de identidad como motivo recurrente, preludio a una serie de trabajos proyectados hacia el exterior, afines en ocasiones a la parábola política. Pero eran álbumes irregulares que retrataban a un músico incapaz de reinventarse: véase el estéril doble instrumental “Ghosts I–IV” (2008).

O, al menos, eso parecía hasta que David Fincher usó algunos temas de ese disco en una prueba de montaje de “La red social”. El resultado se adecuaba a su deseo de sumergir en aguas oscuras el afilado guión de Aaron Sorkin y convenció a Reznor para debutar en la composición cinematográfica –aunque ya había aportado piezas a “Carretera perdida” y “Tetsuo: The Bullet Man”–. El score, firmado a medias con Atticus Ross –aliado en la última etapa de NIN y en el reciente proyecto How To Destroy Angels–, es un tratado de electrónica oscura atravesada por guitarras, próximo al ambient e insólito para los parámetros hollywoodienses.

Aislada del filme, la banda sonora denota todavía más la impronta del autor de “The Fragile” (1999). Pero, he aquí la buena noticia, al adaptarse a las necesidades de una historia en lugar de explicarse a sí mismo, Reznor adquiere una concreción y claridad de ideas inédita en sus discos recientes, una lógica interna en la que incluso cabe la ocurrencia de releer la archiconocida “In The Hall Of The Mountain King” (Edvard Grieg).

Etiquetas: 2010
Arriba