×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
TRIPULANTE Y CRUCERO, El sonido de los mapas
 

ÁLBUM (2012)

TRIPULANTE Y CRUCERO El sonido de los mapas

Gran Derby

De orígenes diversos, afincados en Madrid y capitaneados por el canario Javi Peña, Tripulante y Crucero nacieron con una orientación muy enfocada: practicar un pop soleado y escapista con motivos marítimos (barcos, playas, cartografías costeras) como lugares comunes, todo ello traducido musicalmente en forma de un afropop con ventanucos abiertos a los sonidos tropicales y a la bossa nova. No es algo nuevo –incluso resultará previsible– para quien haya seguido la tradición que va desde Ciudad Jardín hasta Extraperlo, aunque ellos aludan en su nota de prensa a Aztec Camera, Paul Simon y Radio Futura.

La bonita apertura con “Intro - Las flores” ya nos deja ver que en la interacción entre sus tres guitarras y una sección rítmica plagada de luz está el mayor encanto de unas canciones que tienden sin disimulo y con la máxima inocencia a la idealización de unos lugares que parecen más imaginados o soñados que reales, como si el grupo estuviese tocando en realidad en un caluroso sótano lleno de pósters de sitios paradisíacos y no sobre la arena de esos lugares.

De hecho, temas como “Deje usted bailar” parecen buscar una rebelión silenciosa ante los horarios de cierre de los locales nocturnos de Madrid, mientras que “En manos del Señor” también adquiere un tono de canción protesta más poético, con la fantasía siempre como huida, ante ciertas formas de represión. Lo que sí noto en la grabación –no tanto en su directo– es cierta carencia de vivacidad. Por buscar una comparación tonta, como si El Guincho navegara en un fueraborda lanzando fuegos artificiales y ellos en un velero con demasiado lastre.

“Intro - Las flores”.

Arriba