×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

TWIN SHADOW Forget

Terrible-4AD-Popstock!
TWIN SHADOW, Forget
 

Cuando un disco te atraviesa como lo hace “Forget” es difícil saber por qué. Una versión nada romántica del asunto diseccionaría su sonido, hallaría un denominador común entre estas canciones y las que todavía fascinan a generaciones muy distintas, lo reduciría a un cúmulo de nombres, ciudades y fechas. Y seguramente acertaría en un retrato de filias y manías de George Lewis Jr., el único culpable de Twin Shadow junto a Chris Taylor (Grizzly Bear), quien ha producido y editado este disco en su propio sello, trabajando en él como el editor de una novela escrita con temblores en las manos, sacándole punta a la electricidad, colocando un marcapasos en cada ritmo y muelles en los bajos, y cediendo su visión del sonido para rediseñarlo y dar con un artefacto pop de factura retro, aliento adolescente y límites desconocidos. Otra forma de creer en estas canciones es saber que son todo lo que un chaval regordete y dominicano, atrapado en Florida, imaginaba cuando cerraba la puerta de su habitación, dejaba el mundo al otro lado y sentía que su voz era la de Morrissey –¿de verdad hay alguien que pueda escuchar a los Smiths sin hacer lo mismo?–, sin ni siquiera haber rozado los labios de otra persona.

Rebotan las bases de “Tyrant Destroyed” contra las paredes de otra habitación, Lewis susurra despacio “por si no bastara con oírte hablar, tuvieron que darte labios como esos” y ahora eres tú el chico encerrado en su canción. Su voz es tan sexy y el estribillo final se eleva con una perfección tan irreal que lo único que puedes hacer es volver a escucharla. Porque eso es el pop y este es un tremendo disco de pop. “Shooting Holes”, “At My Heels” y “For Now” dan vueltas en un remolino de purpurina y “Slow” o “I Can’t Wait” disparan las mismas flechas que nos clavaron a la cama tantas veces. No importa cuántas veces te hayan besado si ese beso, el último, el de ahora, es de verdad.

“Tyrant Destroyed”.

Arriba