×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1988)

U2 Rattle And Hum

Island-BMG
U2, Rattle And Hum
 

Insisto: U2 son impostores disfrazados de misioneros. Y Bono, un mal bicho forrándose a expensas de consignas pacifistas repetidas hasta el aburrimiento. O tal vez yo ande equivocado y sean de verdad músicos con nobles sentimientos dedicándose a hacer de esa bola un mundo mejor a través del rock. Pero, aun en este último caso, se están convirtiendo en unos pesados de cuidado.

De entrada, doble álbum. Quince canciones (conocidas y versiones en directo; las nuevas, en estudio) más un par de mensajes homenaje de treinta segundos (destaca “The Star Spangled Banner” de Hendrix) para darle aires de puzle conceptual. Entre las nuevas encontramos las tipo U2 clásico sube-que-te-sube (“All I Want Is You”, “Heartland”, “Hawkmoon 269”), el single “Desire” (muy Tom Petty, como suele ser norma en el productor Jimmy Iovine), una a medias con Bob Dylan (“Love Rescue Me”) y otra con la inestimable colaboración de B.B. King (“When Love Comes To Town”).

En cuanto a los cortes live, el disco se abre con “Helter Skelter” de Beatles; poco después encontramos una versión apañada de “All Along The Watchtower” (homenaje a Dylan o Hendrix, quién sabe). De las nuevas líneas esbozadas en más de una hora de música, destaca el descubrimiento de U2 de la música negra: “I Still Haven’t Found What I’m Looking For” con coros gospel, un “Angel Of Harlem” tradicionalmente soul, el mazazo de B.B. King; añadamos lo de Bob y Jimi y volvamos a los 60.

No obstante, la polémica está en el discurso y su orden. Imaginemos: a “Freedom For My People”, el otro mensaje corto de título explícito, le sigue una versión de “Silver And Gold” donde Bono, a mitad de canción, recuerda que la compuso al mismo tiempo que Little Steven coordinaba el disco contra el apartheid. Detrás atacan “Pride (In The Name Of Love)” haciendo hincapié en que se refiere a Martin Luther King, y le sigue “Angel Of Harlem” como homenaje a Billie Holiday. El colmo llega con “God Part II”, dedicada a Jonh Lennon, donde Bono elabora un texto más que similar a “God” (“I don’t believe in Jesus, in Beatles, etc…”, ¿recuerdas?) con talante a caballo entre lo fetichista y lo ególatra. Y cuando a mitad de la revisión de “Bullet The Blue Sky” el irlandés critica la política occidental en El Salvador, la sucesión de mensajitos ya me ha colmado la paciencia (las fotos en los estudios Sun, el poder de Elvis detrás, etc).

Recomendado a lectores de ‘El País’ y demás fauna sociata que adora justicias universales saturadas de verdades a medias. Todo es relativo. Hasta el éxito de U2.

“When Loves Come To Town” (con B.B. King).

Etiquetas: 1980s, 1988, blues-rock, Irlanda, rock
Arriba