USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2008)

VAINICA DOBLE Taquicardia

Nuevos Medios
VAINICA DOBLE, Taquicardia
 

Tras catorce años de andanzas discográficas, las Vainica Doble Carmen Santonja y Gloria Van Aerssen coronaban su Everest con “Taquicardia” (1984); casi un punto final a su trayectoria, que quedaría estancada hasta los espasmos de “Carbono 14” (1997) y “En familia” (2000). Vio la luz en un doble álbum y era el más ambicioso, sofisticado y, también, amargo de su historia. Canciones guiadas por un piano sufrido, al que se suman vientos y cuerdas. Sinfonías pop producidas por Mario Pacheco y con dirección de Ángel Muñoz Alonso (El Reverendo), en las que el acabado instrumental no abruma, porque los textos y voces garantizan la escala humana; el halo de magia que cubre esos relatos tristes.

Solo la canción que abre el disco, “El niño inseminado”, ya vale por toda una carrera. Su mirada maternal casa con la de “Nana a una estrella recién nacida”, que advierte al retoño cósmico de los peligros de la vida si se aparta de la Vía Láctea. Este es un disco de conclusiones resabiadas expresadas por dos aspirantes a trapecistas, como Cecilia, escarmentadas pero obstinadas en su gestión de la realidad desde un encuadre fantástico de doble fondo. “La funcionaria” –a la que Carlos Berlanga rindió justísimo tributo, junto al dúo, en su álbum “Indicios” (1994)– se abstrae con la “araña de cristal / de un palacio estilo imperio”; “Un siseñor con las patas verdes” fabula en torno a la tentación, y “Sígueme” hiela la sangre con su promesa de fidelidad “hasta la muerte”. Sin duda, una cima de la pareja; la réplica madura a “Heliotropo” (1973).

“El niño inseminado”.

Etiquetas: 1980s, 1984, 2008, canción, Madrid, pop
Arriba