×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

Varios 14 Tracks From Planet Mu

Planet Mu
Varios, 14 Tracks From Planet Mu
 

Se pone uno a hacer balance de los últimos quince años de música electrónica y resulta que Planet Mu ha estado siempre ahí. Sin fallarnos apenas, además, que se dice pronto. Muchos han caído por el camino (Clear), o bien se han atragantado con su propio vómito pero siguen dando la tabarra (Ninja Tune, Rephlex), o desgraciadamente han derivado en monstruos desalmados y ávidos de dólares (imagino que no hará falta ni decirlo, pero Warp va a la cabeza de la lista). La trayectoria de un sello tan marciano a la par que sincero da mucho que pensar, y todo bueno: trescientas referencias de todo tipo –del acid al gabber pasando por la IDM, el dubstep, el drum'n'bass, el ambient o el pop sin aditivos–, una voluntad de ir siempre por delante de los demás (en plena fiebre del mash-up se sacaron de la manga la cotizada serie Criminal a modo de homenaje –o más bien broma– macarra) y la necesidad de querer sorprender a propios y extraños.

“14 Tracks From Planet Mu” es una recopilación de los artistas más representativos del sello a día de hoy –ORIOL, SOLAR BEARS, FALTY DL, RUDI ZYGADLO, THE INTERNAL TULIPS, FLOATING POINTS, TROPICS, BOXCUTTER, KUEDO, CEEPHAX ACID CREW, STARKEY, ROSSI B & LUCA, SWINDLE, IKONIKA; en anteriores ediciones llegaron a aparecer Aphex Twin, Red Snapper, Luke Vibert, Patrick Wolf, Benga y Venetian Snares; o sea, una retahíla de futuros grandes nombres–, y todo ello a un precio de risa: seis míseras libras si se descarga desde la misma web del sello. Solo hay un pero: es, probablemente, la peor de las recopilaciones que han sacado hasta la fecha. Sigue siendo decente y se deja escuchar, eso hay que reconocerlo. Su discurso, sin embargo, se ha asentado a medio camino de la IDM sensible, el dubstep de boutique y el acid tontorrón, dejando de lado ese espíritu combativo que, aunque aparece con cuentagotas, asoma la cabeza hacia el final del disco como si a Mike Paradinas, artífice del sello, le diera cosita reconocer que se nos ha aburguesado un poco. Se le va a querer igual, que conste –muchos años de no meter la pata le avalan–, pero estaría bien que tomara cartas en el asunto.

Publicado en la web de Rockdelux el 18/3/2011
Etiquetas: 2011
Arriba