USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2010)

Varios ABC Of The Blues

Membran-Karonte
Varios, ABC Of The Blues
 

Una muestra gigantesca para entrar de lleno en el mundo del blues. Más de cien artistas afroamericanos, los mejores, casi todos, están aquí representados: 52 CDs con una selección fundamental que se inicia, alfabéticamente, en la A de Kokomo Arnold y acaba en la Y de Jimmy Yancey. Y entre ambos, Big Bill Broonzy, Champion Jack Dupree, Bo Diddley, John Lee Hooker, Lightnin' Hopkins, Howlin' Wolf, B.B. King, Lead Belly, Jimmy Rushing, Bessie Smith, Big Mama Thornton, Big Joe Turner, T-Bone Walker, Muddy Waters, Johnny Guitar Watson, Jimmy Witherspoon, Bukka White y muchos más. Miquel Botella analizó aquí los pros, muchos, y los contras, pocos, de esta monumental caja que resume el tránsito del Delta blues al sonido que se gestó en las grandes ciudades.

Un centenar de artistas en cincuenta y dos CDs, un libreto con fichas biográficas y una armónica Hohner en miniatura de regalo: “ABC Of The Blues” nace con vocación enciclopédica. La ambiciosa caja intenta abarcar a una gran variedad de bluesmen que van de los pioneros nacidos a finales del siglo XIX a los que aún siguen en activo.

La guitarra es el instrumento más característico del blues, y por eso la selección incluye sobre todo a maestros de las seis cuerdas –algunos, especialistas en la técnica del slide (EARL HOOKER, ELMORE JAMES)–, aunque no olvida a virtuosos de la armónica (JUNIOR PARKER, JUNIOR WELLS) y el piano (CHARLES BROWN, FLOYD DIXON). “ABC Of The Blues” presenta  a los artistas ordenados alfabéticamente, desde KOKOMO ARNOLD y BILLY BOY ARNOLD en el primer volumen hasta JIMMY YANCEY en el último. La mayoría de discos están compartidos entre dos o tres personajes. Solo algunos merecen un CD entero: BO DIDDLEY, LIGHTNIN’ HOPKINS, HOWLIN’ WOLF, ROBERT JOHNSON, B.B. KING, LEAD BELLY, LITTLE WALTER y BESSIE SMITH. En cambio, otros grandes nombres solo están representados con un puñado de canciones: entre otros, MUDDY WATERS, T-BONE WALKER, JOHN LEE HOOKER, y el caso más flagrante, BUDDY GUY, ¡con solo cuatro temas!

 
Varios, ABC Of The Blues

John Lee Hooker, presente en este ABC del blues de vocación enciclopédica y con una gran variedad de nombres.

 

La caja repasa todos los subestilos, desde el country-blues de preguerra (BIG BILL BROONZY, MISSISSIPPI JOHN HURT) hasta su evolución hacia el rhythm’n’blues y el soul (SCREAMIN’ JAY HAWKINS, BOBBY “BLUE” BLAND, BIG JOE TURNER, PERCY MAYFIELD), pasando por el boogie (BIG MACEO, AMOS MILBURN) y el gospel (BLIND WILLIE JOHNSON) y, cómo no, el rock’n’roll primitivo (RICHARD BERRY, autor de “Louie, Louie”). Así, prueba el expolio al que fue sometido el trabajo de estos bluesmen por parte de Elvis Presley –con las versiones originales de “Baby Let’s Play House” de ARTHUR GUNTER y el “Hound Dog” de BIG MAMA THORNTON–. Ya que hablamos de mujeres, la colección recuerda a reinas del género como MEMPHIS MINNIE, BIG MAYBELLE y SISTER ROSETTA THARPE. Y desde un punto de vista geográfico, nos lleva de Mississippi (SKIP JAMES, CHARLEY PATTON, SON HOUSE) a Chicago (WILLIE DIXON, J.B. LENOIR, OTIS RUSH) y de Nueva Orleans (CHAMPION JACK DUPREE, SNOOKS EAGLIN) a Texas (JOHNNY GUITAR WATSON, CLARENCE “GATEMOUTH” BROWN).

Hasta aquí las virtudes; ahora, los puntos más discutibles. En primer lugar, “ABC Of The Blues” está dedicado íntegramente (con la única excepción de JOHNNY OTIS) a músicos afroamericanos, obviando la valiosa obra de las leyendas del blues blanco. Otro elemento polémico: no incluye álbumes enteros, sino selecciones de lo más representativo de cada artista, aunque hay ausencias escandalosas. ¿Cómo puede olvidarse “Tipitina”, la canción más famosa de PROFESSOR LONGHAIR? Tampoco incluye los créditos, imprescindibles en una obra con estas ínfulas. Obviamente, es un regalo perfecto para quien quiera introducirse en el apasionante mundo del blues. Pero no deja de ser eso, un primer paso, y comparada con otras publicaciones –“Sentir el blues” (Altaya, 1995), una colección de fascículos y sesenta CDs basada en “Solamente blues. La música y sus músicos” de Lawrence Cohn–, resulta algo incompleta, aunque, eso sí, repleta de joyas que todo amante de la música debe tener.

Kokomo Arnold: “Backfence Picket Blues”.

Jimmy Yancey: “Shave 'em Dry”.

Arriba