×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1997)

Varios Buena Vista Social Club

World Circuit-Arpa Folk
Varios, Buena Vista Social Club
 

Los caminos del azar, que para RY COODER no pueden transitarse si no es a partir de la eliminación previa de cualquier barrera en el itinerario de quien siempre se ha movido por el borderline, han acabado –finalmente, felizmente– reuniéndolo con la rica tradición musical cubana.

No es esta la primera vez que el guitarrista pisa tierras cubanas; ya en los años setenta había tenido la fortuna de escuchar al sonero Ñico Saquito en la terraza de un típico restaurante de La Habana, uno de tantos –y tan insólitos– lugares donde suelen encontrarse las joyas vivas de la música cubana. Sí es, en cambio, la primera ocasión real de poder incorporar sus ideas a un proyecto colectivo: el “Buena Vista Social Club” (título asimismo de un famoso danzón compuesto en los cuarenta por Orestes López y que aquí ejecuta magistralmente su hijo ORLANDO “CACHAÍTO” LÓPEZ acompañado por la portentosa improvisación de RUBÉN GONZÁLEZ, de quien Ry Cooder ha dejado dicho que se trata del mejor solista de piano que ha escuchado en su vida).

En esencia, esta tercera entrega de las ya legendarias sesiones de los estudios EGREM comparte la mayoría de los músicos y soneros de las anteriores, con la incorporación del nonagenario Francisco Repilado (COMPAY SEGUNDO) y de ELIADES OCHOA o, entre otras, con la aparición estelar de OMARA PORTUONDO en el bolero “Veinte años”. Sin embargo, es precisamente la experiencia musical de Compay Segundo la que se convierte en eje transversal de toda la grabación: no solo aporta dos de las obras más conocidas de su repertorio, “Chan Chan” y “Orgullecida”, sino que logra insuflar ese aire de serena majestuosidad que la impregna por entero. Una personalidad que para Ry Cooder “transciende el simple hecho de tener talento”. Por su parte, Compay no parece dispuesto a apartar de su armónico (personal mezcla de guitarra y tres cubano) una uñita roja regalo del guitarrista. El constante cruce de elogios no es sino la expresión verbal de un asombro, una admiración compartida con todo aquel que escuche las catorce composiciones que jalonan “Buena Vista Social Club” a base de son, danzón, guajira, bolero, tumbao, influencia, balada o criolla en la mejor tradición lírica de la isla (“Dos gardenias”…).

En ese sentido, la presencia soslayada de Cooder en el proyecto no hace otra cosa que evidenciar el verdadero espíritu de la fusión, aunque, como es lógico suponer, su incomparable slide tienda a destacar en las influencias de tradición norteamericana. Rubén González se ha referido al talentoso guitarrista con estas palabras: “Ese americano toca como el diablo”. Compay Segundo diría, en cambio, “se me sale la babita / yo no lo puedo evitar”. Un disco sustantivo que agota cualquier intento de adjetivación.

“Chan Chan”.

Etiquetas: 1990s, 1997, bolero, Cuba, danzón, guajira, son
Arriba