×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2011)

Varios Jazz: The Smithsonian Anthology

Smithsonian Folkways-Karonte

Por Joan Pons

Varios, Jazz: The Smithsonian  Anthology
 

El mejor jazz de la historia. Una oportunidad especial para hacerse con un repertorio único. “Jazz: The Smithsonian Anthology” nació cuando, en 2004, el sello Smithsonian Folkways se planteó dar continuidad y actualizar la célebre “Smithsonian Collection Of Classic Jazz” que publicó en 1973. Entonces empezaron las encuestas a estudiosos, periodistas y músicos de jazz que, años y cribas después, acabaron deparando la selección final. Una recopilación de prestigio con los mejores nombres posibles. Un regalo para los oídos que Joan Pons comentó en esta crítica.

Abismémonos al vértigo del dato para empezar: esta rotunda, globalizadora y enciclopédica caja sobre el jazz de la prestigiosísima institución Smithsonian glosa todas las tendencias y revoluciones, paradigmas y cambios de paradigma de este estilo musical en seis CDs, ciento once temas y doscientas páginas de lujoso libreto con una foto y texto explicativo para cada canción. Todo (o casi) el jazz que importa y que cabe entre la seminal “Maple Leaf Rag” (un tema de Scott Joplin de 1899 interpretado por el pianista DICK HYMAN en 1975) y el “Suspended Night Variation VIII” del trompetista polaco TOMASZ STANKO de 2003 está aquí.

“Jazz: The Smithsonian Anthology” lleva cocinándose desde 2004, el año en que el sello Smithsonian Folkways se planteó dar continuidad y actualizar la célebre “Smithsonian Collection Of Classic Jazz” que publicaron en 1973. Fue entonces cuando empezaron las encuestas a estudiosos, periodistas y músicos de jazz que, años y cribas después, han acabado deparando la selección final. A modo de ejemplo de lo que se puede encontrar en la caja resultante, cito solo los nombres de los artistas que aparecen en más de una ocasión (se ha priorizado un tema por artista, pero en algunos casos era imposible): cinco veces MILES DAVIS, cuatro veces DUKE ELLINGTON y otras cuatro LOUIS ARMSTRONG, tres veces JOHN COLTRANE y COUNT BASIE y dos ELLA FITZGERALD.

 
Varios, Jazz: The Smithsonian  Anthology

Duke Ellington y Louis Armstrong, cuatro temas cada uno en esta antología; únicamente superados por Miles Davis, con cinco.

 

Buscando el equilibrio entre la excelencia de las grabaciones y su valor representativo en la historia del jazz, esta caja tiene mucho de divulgativa. Incluso demasiado, diría yo. En el texto introductorio del productor del proyecto (Richard James Burgess) hay un excesivo esfuerzo por dar claves, como si fuera un manual de instrucciones de uso sobre cómo hay que escuchar el jazz: que si hay que fijarse en cómo se compenetran los ensembles, que si es importante identificar el ritmo, que si hay una manera idónea (¿correcta?) de apreciar la improvisación, las fuentes, la estructura o la interpretación... Aun entendiendo que hay subcarpetas más complicadas y crípticas que otras, tanta explicación le resta libertad de aproximación y disfrute a quien escucha. Es importante entender, claro, pero no es lo único: tan o más fundamental es sentir. Porque por meritoria que sea una canción en concreto para la historia del género y por muchas neuronas que pongas tú de tu parte, si no te llega, pues no te llega.

Digo todo esto porque el exceso de doctrina puede llevar a pensar que esta es una caja para tener solo en escuelas o en fonotecas de hogares ilustrados como obra de consulta. Y no es así. De hecho, cualquier oyente raso (para entendernos: de tu madre a tu hijo) puede encontrar entre este centenar de canciones no ya una que le guste, sino una decena, quizá una veintena. Porque en la música que encierran estos seis CDs hay belleza, hay furia, hay locura, hay contemplación, hay aventura, hay embrujo, hay poesía, hay sorpresa, hay cerebro, hay corazón, hay tripas... y ya paro porque no acabaríamos nunca. Muchísimas y buenísimas músicas hay aquí. Algunas, las menos, serán solo para connaisseurs, pero la mayoría, así como el concepto del proyecto en total, son para todos los públicos. 

Dick Hyman: “Maple Leaf Rag”.

Tomasz Stanko: “Suspended Night Variation VIII”.

Arriba