×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2014)

Varios Northern Soul. The Soundtrack

Harmless-Demon-Discmedi

Por Joan Pons

Varios, Northern Soul. The Soundtrack
 

Durante las últimas semanas, he perdido la cuenta de cuántas veces habré escuchado “The Night”, un tema tardío de FRANKIE VALLI AND THE FOUR SEASONS que, a pesar de su voluptuosidad instrumental, arrebato interpretativo y esplendor artístico, voló por debajo del radar de casi todos. El casi: fue un clásico underground en las extenuantes noches del northern soul de la Inglaterra de los setenta, como ahora recuerda esta película de Elaine Constantine y su banda sonora (un apéndice: Marc Almond, gran buscador y reivindicador de tesoros de soul norteño, grabó una versión de este tema con Soft Cell).

El caso es que el descubrimiento de esta canción me hace entender y empatizar muy bien con todos aquellos jóvenes de ascendencia lumpen de Manchester, Wolverhampton y Blackpool que decidieron vivir los sábados noche con fiebre antes del boom disco en clubes como el Twisted Wheel, el Catacombs, el Highland Rooms o el célebre casino de Wigan. Es un tema que se comparte como una contraseña secreta entre una logia de apasionados por la letra pequeña del soul de los sesenta, que te colorea el gris del día a día y que incita al baile desmedido (¿seudo-kung-fu? ¿proto-breakdance?), tanto en clave de libérrima expresión corporal como de liberación individual.

Todo esto se aprecia perfectamente en la notable película “Northern Soul”, cuya banda sonora (dos CDs + un DVD con reportajes y entrevistas) es de aquellas que uno acaba de escuchar sudado. Es abrumadora. 54 canciones que son todas ellas espoletas para la excitación. Como en el northern soul los DJs (que ya eran estrellas de culto) tapaban a menudo la galleta de los singles que encontraban dejándose las yemas en las cubetas de las tiendas de discos, no hay aquí grandes clásicos populares. Hay temas aparentemente menores de artistas mayores (MARVIN GAYE, EDWIN STARR, JOE TEX) y canciones mayúsculas de músicos ignotos. La gracia, pues, está en dejarse llevar, quizá en dejarse revolcar, por esta avalancha de vientos encabritados, voces en celo y rítmica uptempo (todo debía dar pie al baile anfetamínico, literalmente). Porque, cuando menos te lo esperas, descubres la que podría ser una de las canciones de tu vida. En mi caso, la candidata es “The Night”; pero hay material de sobra para que cada uno escoja la suya.

Frankie Valli And The Four Seasons: “The Night”.

Arriba