USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2007)

Varios Stax 50th Anniversary Celebration

Concorde Music Group-Universal
Varios, Stax 50th Anniversary Celebration
 

Una cajita que ensambla perlas del catálogo del sello Stax no puede dejarse pasar. Hecha a raíz de la conmemoración del cincuenta aniversario del sello de Memphis, reúne cincuenta joyas sagradas y profanas de la mejor música soul en dos CDs gloriosos. Un legado inmarchitable al paso del tiempo que recorre cronológicamente las canciones que definieron una época, desde el “Gee Whiz (Look At His Eyes)” de Carla Thomas en 1961 al “Woman To Woman” de Shirley Brown en 1974. David S. Mordoh la recomienda, claro.

Este doble CD es todo un tratado de música de color, pues cubre con una fidelidad pluscuamperfecta el período dorado de una de las tres grandes discográficas del género junto a Tamla Motown y Atlantic, las que la sacaron del pozo –los sixties no solo fueron creativos para los blancos– del blues y del doo wop. Y, combinando elementos ya existentes (rhythm’n’blues) desde perspectivas novedosas, la llevaron a lo más alto.

Diferencias entre las tres. Mientras una Atlantic sin hogar fijo se apodera del término soul debido al ímpetu interpretativo de su escuadra, Tamla Motown trabaja una vertiente más inocente y romántica –¿es soul o pop?– bajo la denominación de origen de Detroit. Stax, en cambio, propone una música menos taquillera pero más coherente con el espíritu de quienes la representan: el sonido de Memphis, una ciudad donde el afroamericano se encuentra más cómodo que tiritando al borde del lago Michigan. La gran diferencia entre Stax y las otras dos en lo musical es la preservación de la herencia blues de la primera, con la sección de viento seca y concisa siempre riñendo con la voz. Con Atlantic bailabas, con la Motown te enamorabas y con Stax te entraban ganas de follar. Era la más sensual de las tres con sus lentos a corazón abierto y con los rápidos para subirte a lo más alto de tu propia libido: Stax, con permiso de James Brown, fue la que se adjudicó el término funk.

 
Varios, Stax 50th Anniversary Celebration

Otis Redding, la voz de Stax (hasta el fatal accidente del 10 de diciembre de 1967).

 

Coincidiendo con su 50 aniversario, con este cofre de dos CDs y libreto de 52 páginas se inicia un año lleno de actividades que incluirá relanzamientos de lujo, actos especiales y la reactivación del sello. Situadas casi por orden cronológico, las canciones –al ser conocidas universalmente, obviamos su mención– muestran las características del sello, su evolución y quiénes fueron sus sucesivos estandartes. La primera mitad es coto de CARLA THOMAS, WILLIAM BELL, BOOKER T. & THE MGs (los primeros músicos de sesión reconocidos) y OTIS REDDING (hasta el fatal accidente de este último junto a Bar-Keys el 10 de diciembre de 1967). Ya entonces, con el género en pleno apogeo, RUFUS THOMAS (padre de Carla), SAM & DAVE y EDDIE FLOYD lo representan en la pista de baile, mientras la fase final, cuando despunta el soul contemporáneo socialmente reflexivo, corre a cargo de ISAAC HAYES con “Theme From Shaft” y de THE STAPLE SINGERS –fantásticos “I’ll Take You There” con su intro pillada del “The Liquidator” de Harry J, “If You’re Ready (Come Go With Me)” y “Respect Yourself”–. Estos últimos, un padre y tres hijas venidos del mundo del gospel, respondían a los tiempos convulsos tras el asesinato de Martin Luther King en abril de 1968, y Stax, pese a procurar mantener posiciones en el mercado (grandes “Mr. Big Stuff” de JEAN KNIGHT y “I’ve Been Lonely For So Long” de FREDERICK KNIGHT), no podía quedar pasiva.

Todo lo conseguido había merecido la pena, como demuestran más de veinte éxitos inmortales entre los cincuenta aquí presentes –más alguno que falta, como “I Thank You” de Sam & Dave y, un favorito personal, “Testify” de Johnnie Taylor–, pero era necesario participar junto con el Marvin Gaye de “What’s Going On”, el Curtis Mayfield de “Move On Up” y el Sly Stone de “There’s A Riot Goin’ On”. Lástima que el precio pagado fuera excesivamente caro: el mundo apenas cambió y siguió moviéndose sin rastro del brío de los sesenta.

Tal vez las remasterizaciones a que son sometidas casi todas las reediciones de música negra le quiten algo de músculo a los originales, pero no consiguen eclipsar la magnitud de un legado que contribuyó a cambiar la música. Rock incluido.

Carla Thomas: “Gee Whiz (Look At His Eyes)”.

Shirley Brown: “Woman To Woman”.

Arriba