×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

VILLAGERS Becoming A Jackal

Domino-[PIAS] Spain
VILLAGERS, Becoming A Jackal
 

Los cantautores, además de componer bien, tienen que lidiar con el problema de vestir atractivamente sus canciones. Así, cada cierto tiempo, también surgen dentro de este segmento nuevas corrientes arreglísticas. La penúltima, utilizar la electrónica light sobre guitarras acústicas. ¿Y la última? Podría ser, visto este ejemplo, un retorno a las formas clásicas priorizando la variedad. Conor J. O’Brien –que es como se llama el hombre que se esconde tras el proyecto Villagers– sigue la estela marcada por un abanico que va de The Divine Comedy a Andrew Bird con eje central en Ron Sexsmith –también de allí pican Eugene McGuinness y Teitur– y que está encontrando en aguas irlandesas el caladero –inaugurado por Luka Bloom en el siglo pasado, explorado por Marc Carroll y dignificado por el gran Patrick Kelleher– fértil.

Es “Becoming A Jackal” un álbum de entrada lenta, que se desflora esplendoroso a medida que transcurren las canciones. Meramente interesante al principio, coge un fuelle en “The Meaning Of The Ritual” que le impulsará a mejorar canción tras canción –la elegancia del sonido siempre presente–, llegando a la cima –la sentida “Pieces”– antes de cerrar con acordes muy parecidos a los del mejor Don McLean intimista en “To Be Counted Among Men”. Sobrio, humano, sencillo, inteligente y de gusto exquisito, este disco es una de las más gratas sorpresas del año.

Etiquetas: 2010
Arriba