USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

VIOLETA VIL Lápidas y cocoteros

Discoteca Océano
VIOLETA VIL, Lápidas y cocoteros
 

La espera frente al debut del dúo canario-logroñés ha merecido la pena con creces. Más de un año llevaban Yanara Espinoza y Mónica Di Francesco moviendo unas canciones de extraño regusto a oscuro tropicalismo y sonido lo-fi ochentero hasta que ha llegado su disco; ocho temas en los que las referencias pueden ser múltiples, del sonido de Broadcast y Beach House al shoegazing, el pop extravagante o incluso las bandas sonoras de Danny Elfman para Tim Burton, como en “Tormentas (sonrisas)”.

Ayudadas en la producción por Sergio Pérez (Pegasvs y Thelemáticos) y manteniendo ese sonido sucio y crudo de guitarras y teclas, Violeta Vil han disfrazado canciones de psicodelia garagera en piezas de moderna ambientación (“Toronjil”) y unas letras surrealistas (“Amish”), pasando del viaje psicotrópico envuelto en ciencia ficción sesentera de “Síndromes modernos” a esa versión entre el tecno-pop y la cumbia latina de “La pericona” de Violeta Parra. Pero son “Aguamarina”, con ese sonido after-punk tropical de ultratumba, y el tema que da título al disco, la desnuda y gélida “Lápidas y cocoteros”, con esas congas de cementerio, las canciones con las que rompen moldes, las que te seducen, te atrapan, te enganchan. Brillo en la oscuridad.

“Aguamarina”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba