USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

VLADISLAV DELAY QUARTET Vladislav Delay Quartet

Honest Jons
VLADISLAV DELAY QUARTET, Vladislav Delay Quartet
 

Escuchando este disco, la primera idea que viene a la mente es la perfecta conjunción entre noise y jazz: su capacidad para mostrar a músicos de uno y otro campo lo cerca que en realidad están, o que pueden estar. Ya solo eso es un mérito que debería llevar a considerar al Vladislav Delay Quartet como una de las formaciones más destacadas de nuestro tiempo. Pero uno vuelve a escuchar estos ocho temas y una nueva idea se instala con fuerza en su cabeza: no solo es este un disco didáctico y capaz de atravesar fronteras, sino que es extremo como los de Pan Sonic, fluido y expansivo como los de Derek Bailey, y sensual y profundo como los de Luomo. Su audición es un puro goce e intuyo que se convertirá en una obra referencial, aunque eso el tiempo lo dirá.

Aparece publicado en Honest Jons, el mismo sello que ha editado los trabajos de Moritz von Oswald Trio, donde también participa Delay a la batería (a lo que el finlandés, Sasu Ripatti en su documento de identidad, se dedicaba antes de alcanzar la fama como Luomo). El disco se abre con la atropellada incursión en territorio ártico de “Minus Degrees, Bare Feet, Tickes”, dirigida por Mika Vainio. Más adelante el contrabajo de Derek Shirley marca un ritmo pausado sobre el que se suspenden el neblinoso clarinete y el saxo quejumbroso de Lucio Capece y los platillos de Delay. Hay también aires noir a lo Barry Adamson o Badalamenti, pura electricidad estática ritmada, calmas tensas, nerviosismo free, ruidos industriales y una coda que posee el resplandor sereno que ve el que sale de un pozo. Magnífico.

Publicado en la web de Rockdelux el 8/10/2011
Etiquetas: 2011
Arriba