USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2006)

WAYLON JENNINGS Nashville Rebel

Legacy-Sony BMG
WAYLON JENNINGS, Nashville Rebel
 

Rebelde con causa, Waylon Jennings (1937-2002) fue uno de los nombres históricos de la renovación del country. Inconformista y con gran personalidad, se convirtió en referente de ese country abierto de oídos que, desde mediados de los setenta, fue definitivamente asimilado como sonido clásico por todo el mundo. Notable intérprete, fue compañero y amigo de Johnny Cash, Willie Nelson y Kris Kristofferson. Se salvó de la muerte en 1959 en el accidente de avión que acabó con la vida de Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper, a quien cedió el asiento en última instancia. Waylon Jennings fue un hombre de leyenda. Salvador Catalán repasa el contenido de esta recomendable caja que ofrece muchas pistas sobre la obra de este “outlaw” con pedigrí.

Aunque fue la antología “Wanted! The Outlaws” (1976) la encargada de oficializar la etiqueta, la música de Waylon Jennings (1937-2002) fijó una década antes las bases de una actitud permeable y reformista en relación al tradicionalismo country de Nashville que la crítica rotuló como movimiento outlaw. Compartiendo protagonismo con Willie Nelson, Tompall Glaser o su esposa, Jessi Colter, el músico tejano enfiló su primeriza influencia country hacia un terreno abierto, augurado entre 1958 y 1959, cuando formó parte de la banda de un Buddy Holly que tocó la guitarra y produjo el primer single de Jennings en 1958 (“Jole Blon”), antes de tomar el fatal vuelo hacia la muerte la noche del 3 febrero de 1959; un viaje que podría haber cercenado de raíz la crónica de Jennings de no haber cedido cortésmente su asiento a un griposo The Big Bopper. Es precisamente “Jole Blon” la adaptación que arranca una panorámica –la primera que transcurre a lo largo y ancho de toda su trayectoria– que toma su palmario nombre, “Nashville Rebel”, de la canción de Harlan Howard que bautizó en 1966 tanto álbum como película (dirigida por Jay Sheridan) en un gesto que retaba al integrismo para barajar, con un talante conformador de su identidad como autor, modelos como folk, zydeco, honky tonk, rock o pop.

Es justo esa bien asumida e interpretada porosidad la que respira a través de los noventa y dos remasterizados temas agrupados en estos cuatro CDs, secuenciados cronológicamente, extraídos en su práctica totalidad de su discografía oficial –con la excepción de “The Greatest Cowboy Of Them All”, su inédito dueto de 1978 con Johnny Cash– y secundados por un ilustradísimo libreto de ciento cuarenta páginas con fotos, memorabilia y comentarios de su biógrafo, Lenny Kaye. Una versatilidad reflejada tanto en su exposición como en un reguero de contactos personales que permitieron a Jennings enaltecer su patrón mirando sin recelo atisbos de renovación.

 
WAYLON JENNINGS, Nashville Rebel

Emprendió la ruta de los rebeldes para llegar a ser él mismo con una actitud reformista en relación al tradicionalismo de Nashville.

 

Así, la nómina de “Nashville Rebel” viene respaldada tanto por asociaciones artísticas dispuestas a fertilizar su propuesta –Anita Carter, Hank Williams Jr., la citada Jessi Colter o la amistosa reunión de The Highwaymen (con Johhny Cash, Willie Nelson y Kris Kristofferson)– como por autores abordados por Jennings desde su terreno. Lecturas de Gordon Lightfoot, Chuck Berry, Steve Young, Jimmie Rodgers, J.J. Cale, Neil Young, Jimmy Webb o el tándem Steve Cropper-Otis Redding conquistaron espacio con una partitura propia, indicadora de la prioridad de Jennings como notable intérprete. Un plural posicionamiento articulador de reverencias al clasicismo de la sinceridad de “Bob Wills Is Still The King”, de respetuosas lecturas (a dúo con Jessi) de “Suscipious Minds”, en un guiño a un Elvis Presley cuyo estilo vocal no le era ajeno, y de temas para series televisivas como “Theme From The Dukes Of Hazzard (Good Ol’ Boys)”.

Concentrando sus mejores episodios en los dos primeros CDs (etapas 1958-1969 y 1970-1974), la caja arroja una regularidad reflejo de una plausible selección que aguanta decorosamente el tirón en las épocas más resbaladizas y acomodadas recogidas en el tercer CD (1974-1980) y en el cuarto CD (1980-1995). El recuento apunta a una cuidada y contrastada semblanza, susceptible de ser ampliada con el material visual recogido en un DVD (no incluido en esta caja) de similar portada y título. En ambos se verifica la manera en que Waylon Jennings emprendió la ruta de los rebeldes para llegar a ser él mismo. 

“Bob Wills Is Still The King”.

Arriba