×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

WEEKEND Sports

Slumberland
WEEKEND, Sports
 

Si las críticas de algunos discos empiezan a parecer recetas de cocina es porque el mejor modo de describir su música es listar sus ingredientes. Será un método poco literario, pero sin duda práctico. Y más en casos como el de este joven grupo de San Francisco (no confundir con los Weekend de Alison Statton) cuya propuesta podría resumirse con la fórmula MBV + JAMC + JD. Pero, vamos, que si hace falta lo desarrollo un poquito más.

La combinación de pedales de este debut de Weekend empuja las canciones hacia ese magma de noise principalmente británico donde se funde la electricidad hiriente de My Bloody Valentine, la rítmica oscura de The Jesus And Mary Chain y la ansiedad asfixiante de Joy Division. A veces, todos en la misma canción; a veces, alterando las proporciones; y casi siempre, con resultados sónicamente abrumadores pero melódicamente fugaces. En ocasiones, el ritmo es tan gélido que podríamos estirar hasta Killing Joke. Otras, la atmósfera es tan espesa y gris que añadiríamos una pizca de Swervedriver. Pero, vamos, la receta base queda fijada más o menos así.

Los adictos a estas gamas de sabores quedarán altamente satisfechos; aunque no esperen un noise-pop luminoso a lo The Pains Of Being Pure At Heart, sino unas mantas zamoranas de ruido más siniestro. Los que ya estén saturados de tanto fuzz regurgitado treinta años después, que se abstengan. Y los indecisos, que esperen a verlos en vivo. Me da que sobre un escenario, entre estroboscópicas y chorros de humo blanco, deben hacer tanta pupita como A Place To Bury Strangers.

Etiquetas: 2010
Arriba