×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

WEYES BLOOD Front Row Seat To Earth

Mexican Summer-Popstock!
WEYES BLOOD, Front Row Seat To Earth
 

Hija de músicos con historia en la California de los setenta (su padre llegó a fichar por Elektra y a compartir noches con Joni Mitchell), Natalie Mering recuerda que su primera fascinación musical le llegó del otro lado del mar, de las damas celtas. En efecto, la huella de Enya y Anne Briggs puede rastrearse fácilmente en “Front Row Seat To Earth”, gran oasis de folk-pop psicodélico donde culmina la progresión mostrada desde sus experimentales inicios y un vehemente paso adelante respecto al ya muy saneado “The Innocents” (2014).

Coproducidos junto con Chris Cohen, los temas parten de ensoñadores acordes sobre los que despliegan con parsimonia su exuberancia instrumental. Suenan tan distendidos como suntuosos, buscando la garganta de Joan Baez en las serpenteantes colinas de Laurel Canyon. Pero no se quedan en un mero ejercicio vintage. Saben resituar la atemporalidad del proyecto en el presente gracias a una inercia de rock metafísico que los emparenta con Beach House y a abordajes del zeitgeist como la deconstrucción fonética del aforismo YOLO (“Generation Why”).

En las historias que arrulla el distinguido vibrato de Mering, los amantes parecen siempre a punto de claudicar ante torbellinos existenciales. “¿Hacia dónde va mi vida?”, se pregunta en “Diary”; “No lucharé contra el destino”, oímos en “Used To Be”. A la altura de “Seven Words” los sentimientos vacilan casi crueles (“Te quiero sobre todo por las mañanas, cuando mi alma aún está débil por el sueño”), pero todo pasa gracias a bálsamos de amor verdadero como la conclusiva “Away Above” o los seis minutazos de “Do You Need My Love”, el magnífico faro guía que ilumina este álbum sin mácula de Weyes Blood.

“Do You Need My Love”.

Arriba