USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

WILD FLAG Wild Flag

Merge-Wichita-[PIAS] Spain
WILD FLAG, Wild Flag
 

Basta con escuchar los cuatro minutos de “Romance”, electrizante tema de apertura de este álbum, para ponerse en situación. “Wild Flag” es una fiesta en la que no se contemplan restricciones de aforo o etiqueta, así que pasa, pilla algo en la barra si te apetece –estás invitado– y déjate hacer. Al fin y al cabo, esto no es sino el reencuentro de cuatro viejas amigas ávidas de ritmo y vatios.

Wild Flag reduce a anécdota su condición de supergrupo indie –Sleater-Kinney, Helium y The Minders son las principales ramas de su árbol genealógico– gracias a la pasión que inocula a estas diez canciones. En ellas encontramos rastros de las bandas nodriza –sobre todo de Sleater-Kinney, incluso cuando Mary Timony lleva la voz cantante–, pero la frescura se impone holgadamente al remedo. Propulsado por el chorro guitarrero de una Carrie Brownstein superlativa, el estreno en largo de las norteamericanas imparte lecciones de psicodelia –“Glass Tambourine”–, rock del bueno –“Black Tiles”, “Electric Band”, “Romance”–, Patti Smith –mayestática “Racehorse”–, riot-punk –“Boom”– o pop nuevaolero: “Endless Talk”. Difícil encontrar un disco tan natural, espontáneo y sonriente entre la cosecha del pasado ejercicio. Pongamos velas para que las ganas les duren tanto como la inspiración.

“Romance”.

Arriba