×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

WILLIAM ELLIOTT WHITMORE Animals In The Dark

Anti-[PIAS] Spain
WILLIAM ELLIOTT WHITMORE, Animals In The Dark
 

La biografía de William Elliott Whitmore informa que nació hace apenas treinta años, pero en cuanto su voz empieza a escalar el ritmo marcial de “Mutiny” la sensación que a uno le queda es que podría tener perfectamente 60 años. O 120. Así de rasposa, ajada y oscura es la garganta en erupción de este bluesman blanco y sureño que, después de un puñado de trabajos para Southern, aterriza en Anti con un “Animals In The Dark” repleto de anzuelos tremebundos como ese obsesivo “es un buen día para morir” que recita al final del disco. Lo fácil sería emparentarlo con el Bruce Springsteen de “Nebraska”, pero el autor de “Hell Or High Water” va aún más lejos y se vacía en un álbum oscuro, desesperado y con el agua turbia de los pantanos cubriéndole hasta las rodillas.

Solo la espiritualidad acuchillada por el órgano de “There’s Hope For You” abre una pequeña rendija a la esperanza en un disco poblado principalmente de viejos demonios, “políticos charlatanes con regímenes nefastos” y viejos acordes de banjo y guitarra que alguien parece haberse dejado olvidados bajo el sol. Acompañado por primera vez por una banda pero con las canciones servidas de un modo más bien espartano –unas cuerdas por aquí, un órgano y un pedal steel por allá y poco más–, William Elliott Whitmore escupe tierra y barro y se trasplanta en una tradición de la que parece haber formado parte toda la vida. Blues a palo seco. Ni más ni menos.

Etiquetas: 2009
Arriba