USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

WOLF ALICE Visions Of A Life

Dirty Hit-Music As Usual
WOLF ALICE, Visions Of A Life
 

En 2015, el cuarteto londinense Wolf Alice llegó al número 2 de las listas inglesas con “My Love Is Cool”, su álbum de debut, gracias a la presencia de su frontwoman Ellie Rowsell (entonces con 23 años; ahora, 25) y a la fuerza de su sonido grunge, muy noventero y norteamericano, que sorprendió a todos porque nadie lo vio venir. Dos años después, y con la libertad que da el éxito, han hecho el disco que les ha dado la gana, ampliando notablemente la paleta de sonidos. Se nota desde el potente arranque con los cuatro singles previos: a “Heavenward”, puro shoegazing de feedback hipnótico y voz aérea y delicada, le sigue la atronadora “Yuk Foo”, en la que Ellie llega a recordar a Kim Gordon al frente de Sonic Youth. La pegadiza “Beautifully Unconventional” es la más pop del lote, sincopada y casi bailable, con un vídeo a lo años cincuenta en el que Rowsell se disfraza de... ¿Marilyn? Y en “Don’t Delete The Kisses” vuelve la delicadeza y mandan unos teclados etéreos que nos llevan al sonido 4AD de los ochenta.

Pese a lo que algunos llamarían “dispersión estilística”, tal variedad los ha hecho crecer y no ha menguado su impacto comercial: otra vez número 2. Si se dejan llevar por la música (que, al fin y al cabo, es lo que de veras importa), cada oyente encontrará en este disco una canción –la mía: “Space & Time”– o (muchas) más de una que llame su atención hasta el punto de no poder sacársela de la cabeza, aunque a veces tenga que sacudirse algún prejuicio (a mí me jode tener que acordarme de The Cranberries...).

“Heavenward”.

Arriba