×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

WOODS City Sun Eater In The River Of Light

Woodsist
WOODS, City Sun Eater In The River Of Light
 

Mucho ha pasado en la discografía de Woods desde que comenzasen a editar casetes como la olvidada “At Rear House” (2007). Los neoyorquinos se han mostrado incansables en su destilación del folk-rock norteamericano, pero han dado tanto y de manera tan regular (prácticamente han entregado un álbum por año) que pueden haberse convertido en una banda rutinaria para los oyentes más inquietos. Sortearon sin que apenas se notase la salida del bajista fundador Kevin Morby (quien, por cierto, acaba de destacarse con un álbum de rotunda belleza), y a sus admiradores también nos gusta defender su manera de picotear de diferentes fugas sonoras, siempre a la búsqueda de nuevos estímulos sonoros.

Si en “Sun And Shade” (2011) buscaron la improvisación y en “Bend Beyond” (2012) los matices de estudio, esta vez el zarandeo estilístico pasa por incorporar cadencias reggae e influencias del jazz etíope de, por ejemplo, Mulatu Astatke. Son evidentes en temas como “Sun City Creeps”, mientras que otros cortes aparecen dominados por bongos (“The Take”) y pedales wah-wah (“Hollow Home”). No falta el adictivo single de guitarras pellizcadas y aliento concienciado (“Politics Of Free”), ni el escarchado falsete de Jeremy Earl guiando la máquina. Tampoco el sol, elemento de la naturaleza siempre presente en sus discos, que aquí hace acto de presencia no solo en los títulos, sino dorando con un brillo y un calor especiales las exultantes melodías.

“Sun City Creeps”.

Arriba